Publicada en

¿Soy un extraterrestre?

Admirando la galaxia

“¿Soy un extraterrestre? ¿Pertenezco a una nueva raza en la Tierra, criado por hombres del espacio exterior en abrazos con mujeres de la Tierra? ¿Mis hijos son vástagos de la primera raza interplanetaria? ¿El crisol de la sociedad interplanetaria ya ha sido creado en nuestro planeta, como el crisol de todas naciones de la Tierra se estableció en los USA hace 190 años?” “¿O esta idea se relaciona con las cosas a venir en el futuro? Pido mi derecho y privilegio de tener tales ideas y hacer tales preguntas sin ser amenazado de ser encarcelado por cualquier agencia administrativa de la sociedad…. Ante una jerarquía de censura científica rígida, doctrinaria, autoelegida y lista para matar parece tonto divulgar tales ideas. Cualquiera lo suficientemente maligno podría hacer cualquier cosa con ellas. Todavía el derecho de estar equivocado tiene que ser mantenido. No deberíamos temer a entrar en un bosque porque hay gatos monteses por ahí en los árboles. No deberíamos ceder nuestro derecho a la especulación bien controlada. Es a ciertas preguntas implicadas en tal especulación a lo que los administradores del conocimiento establecido temen…. Pero al entrar en la edad cósmica debemos insistir ciertamente en el derecho a preguntar nuevas preguntas, incluso las preguntas tontas, sin ser molestados.”

Wilhelm Reich, Psicoanalista
Tomado del libro de David Icke, El mayor secreto

Publicada en

El tiempo del hombre

El tiempo del hombre

“La partícula cósmica que navega en mi sangre
es un mundo infinito de fuerzas siderales.
Vino a mí tras un largo camino de milenios
cuando tal vez fui arena para los pies del aire.

Yo no estudio las cosas ni pretendo entenderlas.
Las reconozco, es cierto, pues antes viví en ellas.
Converso con las hojas en medio de los montes.
Y me dan su mensaje las raíces secretas.

Y así voy por el mundo, sin edad ni destino,
al amparo de un cosmos que camina conmigo.
Amo la luz y el río, y el silencio, y la estrella.
Y florezco en guitarras porque fui la madera.”

Atahualpa Yupanqui, seudónimo de Héctor Roberto, cantautor, guitarrista, poeta y escritor argentino

Publicada en

Una leyenda

“Hay una leyenda sobre un pájaro que canta sólo una vez en su vida, y lo hace más dulcemente que cualquier otra criatura sobre la faz de la tierra.
Desde el momento en que abandona el nido, busca un árbol espinoso y no descansa hasta encontrarlo. Entonces cantando entre las crueles ramas se clava él mismo en la espina más larga y afilada.
Y al morir envuelve su agonía en un canto más bello que el de la alondra y el del ruiseñor. Un canto sublime al precio de la existencia.
Pero todo el mundo enmudece para escuchar, y Dios sonríe en el cielo.
Pues lo mejor solo se compra con grandes dolores… al menos así lo dice la leyenda.”

Colleen Margaretta McCullough, escritora

Publicada en

Yo no aplasto la corola de milagros del mundo

“Yo no aplasto la corola de milagros del mundo
y no destruyo con mi pensamiento
los misterios que en mi camino encuentro
en flores, en ojos, sobre labios o tumbas.
Otros con su inteligencia
ahogan el encanto de lo impenetrable, de lo escondido
en los abismos oscuros,
mas yo con mi luz acreciento el misterio del mundo;
y así como la luna con sus rayos brillantes
no disminuye, sino temblorosa
extiende aún más el secreto de la noche,
así yo enriquezco el sombrío horizonte
con amplios estremecimientos de sagrado misterio;
y todo lo que es incomprensible
se torna aún más incomprensible
bajo mis ojos
pues así yo amo
flores y ojos y labios y tumbas.”

Lucian Blaga,  poeta, dramaturgo y filósofo rumano

Publicada en

Yo no creo en las meigas…

Marqués: Luego. Otros creen que vuelan las brujas
Zambapalo: ¿Pues no?
Marqués: No, ignorante
Zambapalo: Yo pregunto, como es que soy un lego
Marqués: Úntanse todas
Zambapalo: ¿Y luego?
Marqués: Provoca un sueño aquel unto
Que es un opio de beleño
Que el demonio les ofrece,
De calidad, que parece
Que es verdad lo que fue sueño;
Pues como el demonio espera
Solamente en engañar
Luego les hace soñar
A todas de una manera;
Y así piensan que volando
Están cuando duermen más,
Y aunque no vuelan jamás,
Presumen en despertando
Que cada una en persona
El becerro ha visitado,
Y que todas han paseado
Los campos de Barahona;
Siendo así que vive Dios,
Que se ha visto por momentos
Durmiendo en sus aposentos
Untadas a más de dos.

Francisco de Rojas Zorrilla, dramaturgo
Lo que quería el Marqués de Villena

Publicada en

Como islas en el mar

“Nosotros, con nuestras vidas, somos como islas en el mar, como árboles en el bosque. El arce y el pino pueden susurrarse el uno al otro con sus hojas… Pero los árboles también entrelazan sus raíces en la profundidad de la tierra, y las islas también están unidas a través del fondo oceánico. Del mismo modo, existe un continuum de conciencia cósmica contra el cual nuestra individualidad construye verjas accidentales… Nuestro estado de conciencia normal se halla circunscrito por motivos de adaptación a nuestro ambiente externo, pero la verja tiene sus puntos débiles y las influencias espasmódicas de más allá se filtran y muestran la conexión humana que de otro modo es inverificable.”

William James, filósofo, fundador de la psicología funcional
Tomado del libro de Harville Hendrix “Cómo desarrollar una relación consciente”, página 58. Ediciones Obelisco, S.A. 1997

Publicada en

Sobre la reencarnación

“Es ley del Destino que el alma que contempla algunas de tales verdades quede exenta de males hasta la próxima vez en el curso de las esferas, y si persiste en su vuelo, se liberará para siempre. Pero si por funesta inhabilidad dejara de contemplarlas y la embargaran el olvido y el extravío, perdiendo sus alas y cayendo a tierra, no iría en primera instancia al cuerpo de un animal, sino que el alma que más se acercó a la contemplación caerá en el cuerpo de un hombre que se transformará en filósofo o amante de la belleza…”

Platón
Fedro

Publicada en

¿Adónde vamos?

“… ¿Acaso las flores nos acompañan al reino de los muertos?
Es cierto, realmente es cierto que debemos partir.
¿Más adónde, oh adónde vamos?
¿Allí estaremos muertos, o aún perviviremos?
En ese lugar, ¿vuelve a existir la existencia?”

Irene Nicholson, Firefly in the night
Citada por Crispin Tickell en el libro La vida después de la muerte de Arnold Toynbee & Arthur Koestler y otros, página 95, Edhasa 4ª Edición

Publicada en

Dos modos de conciencia

Hay dos modos de conciencia

“Hay dos modos de conciencia:
una es luz, y otra, paciencia.
Una estriba en alumbrar
un poquito el hondo mar;
otra, en hacer penitencia
con caña o red, y esperar
el pez, como pescador.
Dime tú: ¿Cuál es mejor?
¿Conciencia de visionario
que mira en el hondo acuario
peces vivos,
fugitivos,
que no se pueden pescar,
o esa maldita faena
de ir arrojando a la arena,
muertos, los peces del mar?”

Antonio Machado
Proverbios y cantares – XXXV