Publicada en

La lápida de Borges

Jorge Luis Borges fue sepultado en junio de 1986 en el cementerio de Pleinpalais de Ginebra, Suiza. En su tumba se erigió una lápida llena de simbolismos, tanto en textos como en imágenes.

En el anverso hay un grabado de siete guerreros que avanzan en fila con sus armas apuntando al cielo. La imagen es una reproducción de la piedra de Lindisfarne, que recuerda la primera incursión vikinga en territorio inglés, allá en el 793.

Debajo de estos guerreros hay una inscripción en inglés antiguo: and ne forthedon na (y que no temieran), que es uno de los versos del poema La Batalla de Maldon, entre vikingos y sajones (991), en la que Byrthnoth, el líder sajón, pidió a sus hombres que defendieran sus lugares “y que no temieran”. Así, estos guerreros corren hacia quienes sin duda los matarán, y sin mostrar ningún miedo, como una muestra de heroísmo llevado hasta el final.

 

Más abajo, las dos fechas de la vida del escritor (1899-1986) y una cruz de estilo celta.

En el reverso de la lápida hay una nave vikinga, tomada de una piedra rúnica sueca, que simboliza el pasaje de Borges a la eternidad, y sobre ella una frase de la Völsunga Saga (Saga de los volsungos): Hann tekr sverthit Gram / ok leggr í methal theira bert (El tomó la espada Gram / y colocó el metal desnudo entre los dos). Tal epígrafe hace referencia a la historia de Sigurd y Brynhild, en la que dos amantes, en un mismo lecho, se hallan separados por una espada que impide la consumación de su amor. En la parte inferior hay otra inscripción: “De Ulrica a Javier Otárola”.

Esta parte de la lápida hace referencia al cuento “Ulrica”, en el que Borges narra una breve historia de amor ocurrida en la ciudad de York entre un profesor colombiano, Javier Otárola, y una misteriosa noruega llamada Ulrica. Y ambos se sienten como una reencarnación de aquellos trágicos personajes citados en la saga nórdica, con un Sigurd que debe colocar la espada entre ellos cuando comparten el lecho.

Publicada en

Valkoinen peura (El reno blanco)

Valkoinen peura (El reno blanco) es una película finlandesa de 1952, dirigida por Erik Blomberg, que logró ser conocida internacionalmente tras participar en el Festival de Cannes (1953) y recibir el Globo de Oro a la mejor película de habla no inglesa (1957).

Ambientada en los desolado paisajes de la Laponia finlandesa, donde el viento ruge sobre la nieve virginal, la película recoge parte de las creencias pre-cristianas del chamanismo sami.

Pirita y Aslak deciden casarse. Pero Aslak se muestra muy frío ante la pasión de Pirita. En un esfuerzo por solucionar ese problema, ella visita al chamán local. Pero en el proceso de un ritual mágico, ella tendrá que sacrificas a un reno blanco para resultar irresistible a cualquier hombre.

Los hombres de las aldeas cercanas se sienten atraídos por esa belleza salvaje y corren tras ella, con resultados trágicos, ya que ella también ha desarrollado una cualidad vampírica fuera de todo control.

Publicada en

Notas sobre Philip K. Dick

Philip K. Dick - Reality by MShades / Deviantart
La realidad es aquello que, incluso aunque dejes de creer en ello, sigue existiendo y no desaparece. Philip K. Dick – Reality by MShades / Deviantart

Hay que reconocerlo: de primeras, acojona. No sólo por su fama de majara (aunque también) ni por lo prolífico de su producción, sino también porque el nombre de Philip K. Dick (‘PKD’ para los amigos y los fans) ha pasado en los últimos años de corresponder a un escritor de ciencia-ficción muy respetado dentro del género a un lugar común, en el mejor de los casos, y a una vaca sagrada, en el peor. El autor californiano (su nacimiento en Chicago -1928- queda como un accidente biográfico) se repite hasta la extenuación en artículos de la prensa generalista, créditos de películas e incluso tesis universitarias, algo que amenaza con sepultar bajo capas de verborrea una verdad que, por una vez, es (casi) obvia. Verbigracia: que, cuando hablamos de Dick, hablamos de una mente tan imprevisible como paradójicamente lúcida, dispuesta a analizar las fragilidades de la psique humana en un mundo bombardeado por imágenes contradictorias… y también de un autor endemoniadamente divertido, que nunca perdió de vista su compromiso de entretener (e iluminar, en lo posible) a sus lectores.

Guía para principiantes: Philip K. Dick (Yago García)

frase-muchas-personas-aseguran-recordar-sus-vidas-anteriores-yo-por-mi-parte-afirmo-que-puedo-recordar-philip-k-dick-109246

“Soy un filósofo que ficcionaliza, no un novelista; mi habilidad de escribir cuentos y novelas es utilizada con el fin de dar forma a mis percepciones. El centro de mi escritura no es el arte sino la verdad. Por lo tanto lo que yo cuento es la verdad, y sin embargo no hay nada que pueda hacer para aliviarla ni por hechos o explicaciones. De todas maneras esto suele darle ayuda a un tipo de persona sensible y atormentada por el cual hablo. Creo que entiendo el ingrediente en común en ellos a quienes mi escritura les ayuda: ellos no pueden atenuar sus propias sospechas sobre la irracional y misteriosa naturaleza de la realidad. Y para ellos el corpus de mi escritura es un largo argumento acerca de esta inexplicable realidad. Es una integración y presentación y análisis y respuesta y historia personal.”

Gregg Rickman, el mayor cronista de Dick, propuso un esquema con tres etapas para orientarnos en su amplia obra:

1. La etapa política, desde los primeros cuentos (1951) hasta Confesiones de un artista de mierda (1960).

2. La etapa metafísica, desde El hombre en el castillo (1962) hasta Fluyan mis lágrimas, dijo el policía (1970).

3. La etapa mesiánica, desde La experiencia SIVAINVI (1974) hasta la publicación de La transmigración de Timothy Archer (1981).


Dramatización de Blade Runner en RNE


Una peculiar biografía escrita al estilo del autor homenajeado, con esa característica línea difusa entre las apariencias de lo real y lo irreal.

‘Yo estoy vivo y vosotros estáis muertos. Philip K. Dick 1928-1982’
Emmanuel Carrère
Minotauro, 2007.

Publicada en

El fantasma de Chibusa Enoki

Cada agosto, el templo de Zenshoan de Tokio exhibe una colección espeluznante de pinturas de fantasmas del siglo XIX, entre las que cabe destacar la de Ito Seiu representando una escena de Kaidan (el fantasma de) Chibusa Enoki (怪談乳房榎), una vieja historia de terror en la que el fantasma de un pintor regresa desde el más allá para recuperar a su bebé de un samurai errante al que tomó como aprendiz; este samurai enloqueció de amor por su esposa de su maestro, la sedujo y la raptó, junto al bebé, después de matarlo; la ilustración muestra al fantasma sujetando al bebé bajo la catarata de Juniso (Tokio). Esta historia era parte del repertorio tradicional de los rakugo, cuenta cuentos japoneses, hasta que se escribió una obra de teatro kabuki en 1897.

El actor Nakamura Kankurō, de la compañía Heisei Nakamura-za, representado al fantasma bajo la cascada.

 

Publicada en

La leyenda de Torghatten

Uno de los iconos naturales de Noruega es Torghatten, una montaña cercana a Brønnøysund, con su enorme agujero en el centro. Como todas las peculiaridades geológicas de este país, tiene su leyenda de proporciones míticas.

Søla Fotofilm

La leyenda de Torghatten

La leyenda cuenta que una noche, un tal Hestmannen divisó muy a lo lejos a la virginal Lekamøya bañándose en el mar cerca de Landego, lo cual le provocó tal ardiente deseo que decidió secuestrarla a medianoche. Subió a su caballo y galopó hacia el sur con armadura completa y con su capa echada sobre su hombro.

Cuando Lekamøya notó su presencia, huyó hacia el sur mientras el rey de los trolls de las montañas de Sømna vigilaba su vuelo, dispuesto a socorrerla. Finalmente Hestmannen se percató de que no podría capturarla y, muy contrariado, le disparó una flecha. Pero algo interceptó su trayectoria: era el enorme sombrero del rey-troll, que cayó al mar tras salvar a Lekamøya. Y justo en ese momento el sol apareció sobre el horizonte y todo se convirtió en piedra. Y así ha permanecido hasta ahora, como una montaña con un agujero en el centro.

Obviamente, hay otra explicación: El agujero, con una longitud de 160 m, una anchura de 35 m, y una altura de 20 m, se formó durante la edad de hielo escandinavo. El hielo y el agua erosionaron las rocas menos resistentes, mientras que las rocas más duras de la cima de la montaña aguantaron el desgaste.

Publicada en

La carreta fantasma

La carreta fantasma

Título original: Körkarlen

Suecia, 1921

Director: Victor Sjöström

Actores: Victor Sjöström, Hilda Borgström, Tore Svennberg, Astrid Holm.

Producción: Svenska Filminstitutet.

Basada en una novela de Selma Lagerlöf publicada en 1912, comisionada como una historia que sirviese de educación acerca de la tuberculosis. Dentro de la novela incluyó información acerca de las formas de contagio o de prevención, además de incluir otros graves problemas contemporáneos, como el alcoholismo o la violencia doméstica.

La película se estrenó en el 1 de enero de 1921, en Estocolmo y en Göteborg. En España el estreno tuvo lugar el 16 agosto 1924, en el cine Fuencarral de Madrid. En 1998 se sonorizó con partitura de Matti Bye, estrenándose en la Filmhuset de Estocolmo.

En 1958 se hizo una nueva versión dirigida por Arne Mattsson.

“La carreta fantasma es la piedra angular de mi mundo cinematográfico. Para mi es casi axiomático que La carreta fantasma es una de las obras maestras absolutas de la historia del cine”. Ingmar Bergman.

Sinopsis. Una pequeña ciudad sueca de comienzos del siglo XX. Edith Larssen, que trabaja en el Ejército de Salvación, está en su lecho de muerte por culpa de la tuberculosis y se acuerda de David Holm, el que la infectó de la enfermedad un año antes cuando ella le cosió un abrigo desgarrado e infectado en el centro de acogida. Aun así Edith siempre ha querido ayudarlo a regenerarse, encontrando a cambio el rechazo violento de un alcohólico.

En su afán de ayudar, Edith llegó a convencer a la esposa de David, que se escapó con sus hijos debido a la violencia del marido, para que regresase a la casa familiar, dándole una nueva oportunidad de reformarse. Pronto se arrepintió, pues David no quiso cambiar; incluso amenazó con infectar deliberadamente a sus hijos.

En su agonía, Edith pide verlo por última vez.

David bebe con otros hombres como él en una taberna; se cuentan la historia de la Carreta Fantasma, cuyo cochero es la última persona a morir cada año, y que su viejo amigo George justamente murió en la anterior víspera de Año Nuevo. Entonces llega alguien con la petición de Edith, pero David se niega a ir verla. Y se entabla una pelea. David, debido al estado de su enfermedad, cae muerto cuando el reloj marca justamente la medianoche; entonces aparece la Carreta Fantasma conducida por George, al que tendrá que relevar para recoger los espíritus de aquellos que han muerto violentamente. Ante la negativa de David, George lo mete violentamente en el  carruaje.

De este modo, David tiene la oportunidad de ver a aquellos que le amaron y a los que hizo más daño a lo largo de su vida. Primero será Edith, en su lecho de muerte; cuando comprende finalmente el amor que ha sentido por él, cae de rodillas. Viéndole arrepentido, ella puede partir en paz.

La siguiente visita será al hermano de David, encarcelado y también agonizando por la tuberculosis, a quien, con su mala influencia, arrastró al mundo del crimen. David le promete que cumplirá por él la promesa que una vez le hizo a un niño enfermo de llevarlo a ver el mar; así el hermano también muere en paz.

La última visita será para la esposa de David, que ha llegado a tal punto de desesperación como para querer matarse a sí misma y a los niños. David, que por primera vez siente amor por ellos, consigue evitarlo tras una conversación llena de lágrimas.

Finalmente, George decide ser el cochero de los muertos por un año más, mientras enseña a David una oración: Dios, que mi alma llegue a la madurez antes de ser cosechada.

—- La película ha sido eliminada de Youtube —

Comparación entre una escena de El carruaje fantasma y El resplandor (S. Kubrick)

Publicada en

Los 9 dragones chinos

El número nueve se considera afortunado en China, y los dragones chinos están frecuentemente relacionados con él.

El nueve es el más grande de los números yang, representado el final del camino, que da lugar a un nuevo principio.

Un dragón chino está formado por partes de nueve animales: ojos de langosta, cuernos de ciervo, morro de buey, nariz de perro, bigotes de bagre, melena de león, cola de serpiente, escamas de pez, garras de águila. Posee nueve atributos y 117 escamas: 81 (9×9) masculinas y 36 (9×4) femeninas.

Como símbolo de poder, solo el emperador y los altos oficiales podían llevarlos bordados en sus ropas.

Muro de los Nueve Dragones en el Palacio Imperial Ciudad Prohibida de Beijing

Los Nueve Tipos Clásicos de dragones chinos:

* Tianlong (天龍), el Dragón Celestial

* Shenlong (神龍), el Dragón Espiritual

* Fucanglong (伏藏龍), el Dragón de los Tesoros Ocultos

* Dilong (地龍), el Dragón del Inframundo

* Yinglong (應龍), el Dragón Alado

* Jiaolong (虯龍), el Dragón Astado

* Panlong (蟠龍), el Dragón Enroscado, que habita las aguas

* Huanglong (黃龍), el Dragón Amarillo, que emergió del río Luo para enseñar a Fuxi los elementos de la escritura

* Rey Dragón (龍王)

MaRoC68 / Deviantart
Publicada en

El águila de sangre

 

El rey Ælla de Northumbria, en la serie Vikings.

El Águila de sangre (nórdico antiguo: bloðorn, también rísta bloðorn) fue un ritual de sacrificio humano (también se le puede llamar tortura y ejecución) del que fueron víctimas conocidas, según algunos textos nórdicos, el rey Ælla de Northumbria, Edmundo Mártir rey de Anglia Oriental, Halfdan Haleg hijo del rey Harald I de Noruega, Máel Gualae rey de Munster y Ælfheah de Canterbury. Consistía en abrir la espalda de la víctima desde la columna vertebral, separarle carne y piel, y romperle las costillas para sacar los pulmones de modo que pareciesen alas sanguinolentas (de un águila).

Secuencia de la serie Vikings, con Ragnar Lodbrok haciendo el águila de sangre al traidor jarl Borg.

Publicada en

Ladrones olímpicos

Entre los personajes que nos ha legado la mitología griega encontramos dos casos especiales condenados por Zeus tras robarle algo a los dioses del Olimpo: Prometeo y Tántalo.

Prometheus Chained
by NathanRosario / Deviantdart

Prometeo (en griego antiguo Προμηθεύς): Titán, hijo de Japeto y Temis, y hermano de Atlas, Epimeteo y Menecio. Conocido por su astucia, robó el fuego a Zeus y se lo dio a los mortales, proporcionándoles así la inteligencia. Zeus lo castigó por esa transgresión de sus leyes atándolo a una roca, en una de las cimas del Cáucaso; allí un gran águila llegaba todos los días para comerse su hígado, que se regeneraría por la noche para volver a ser picoteado sin compasión a la mañana siguiente.

El mito de alguien que beneficia a la humanidad a pesar de la prohibición divina se repite en muchas tradiciones.

Prometeico 3. Se dice de toda acción que tiene como finalidad mejorar la condición humana, sin reparar en las dificultades.

Tántalo (en griego antiguo Τάνταλος): Hijo mortal de Zeus y rey de Frigia, fue invitado a la mesa de los dioses en el Olimpo, lo cual aprovechó para robar la ambrosía y el néctar de la inmortalidad, que repartió entre sus amigos, además de revelar ciertos secretos de los dioses.

Por esta y otras transgresiones fue condenado por Zeus a estar de pie en un pozo del Tártaro, una de las regiones del inframundo griego, con el agua a la altura de la barbilla, bajo un árbol de ramas repletas de apetitosas frutas. Pero cada vez que intentaba tomar un fruto o se inclinaba para beber, las ramas se levantaban o el agua bajaba de nivel, impidiéndole alcanzarlos. Y además no podía hacer ningún movimiento brusco porque una enorme roca oscilante pendía sobre él.

Su figura mítica ha quedado como símbolo de los deseos imposibles de satisfacer; pero su desafío a las leyes de los dioses a favor de los humanos también le convierte en un personaje prometeico.

Theoktonia – Tantalus by DeimosComics / Deviantart
Publicada en

Rashômon, de Kurosawa

Cartel original

Rashômon

Director: Akira Kurosawa

Japón, 1950

Guión: Akira Kurosawa, Shinobu Hashimoto, basado en los relatos Rashomon: La puerta del diablo y En el Bosque, de Ryonosuke Akutagawa.

Música: Fumio Hayasaka

Fotografía: Kazuo Miyagawa

Productora: Daiei

Reparto: Toshiro Mifune (Tajomaru, el bandido), Masayuki Mori (Takehiro, el Samurái), Machiko Kyo (Masago, su mujer), Takashi Shimura (el leñador), Minoru Chiaki (el sacerdote), Kichijiro Ueda (peregrino), Daisuke Kato (agente de policía) Fumiko Homman (la médium).

El estreno internacional tuvo lugar en el Festival de Venecia de 1951, donde ganó el León de Oro, abriendo el camino del cine japonés en el mundo occidental.

rashomon_ediima20160318_0648_18
Toshiro Mifune (Tajomaru, el bandido) y Machiko Kyo (Masago, la mujer del samurái)
  • Japón del siglo XII.  Estamos al final del periodo Heian, con el resurgimiento de los samurái y el declive de la aristocracia tradicional. Época de grave crisis social y de “guerra, terremotos, vendavales, fuego, hambre, la plaga… Año tras año no se ve otra cosa más que desastres”, como dice un personaje. Un sacerdote y un leñador intentan contar a un peregrino cómo ocurrió un reciente y extraño crimen en el bosque (asesinato de un samurái y violación de su esposa), mientras se resguardan de una lluvia torrencial en la ruinosa puerta de Rajomon, entrada principal a la ciudad de Kioto. A través de sus recuerdos cuentan cómo cada persona involucrada en el crimen narra la historia de diferente manera, de modo que no se le considere totalmente responsable del resultado. Cada uno cuenta su verdad objetiva, contaminada por sus intereses egoístas. ¿Cómo saber a ciencia cierta lo que ocurrió realmente y cuanta responsabilidad tuvo cada cual? En la película no se da una solución final. Que el espectador decida. Pero aun queda la escena final, cuando encuentran un bebé abandonado y el leñador, que ya tiene otros 6 hijos, decide quedárselo. El sacerdote se conmueve ante tal acción y le dice “Gracias. Creo que ahora puede seguir creyendo en los hombres”. La intensa lluvia, que era casi como los barrotes de una cárcel, cesa finalmente y el sol ilumina la escena.
  • Japón, año 1950. Aun resuenan los ecos de la II Guerra Mundial; el Imperio del Sol Naciente desapareció envuelto en una nube radiactiva, abriendo la puerta a un nuevo orden para el que pocos estaban preparados. ¿Habían vivido los japoneses en un sueño del que tuvieron que salir precipitadamente o era un sueño esa nueva realidad impuesta desde fuera? Ese “no entiendo nada” que repite uno de los personajes, bien pudiera ser el pensamiento predominante en la población nipona de aquellos días. Gran crisis de valores, pesimismo y pérdida de fe en la humanidad. Buena alegoría como un puente cuyos extremos están separados por 8 siglos. ¿Cómo mantener el orgullo y seguir adelante, a pesar de todo? Hay una puerta de salida: la compasión y de las acciones bondadosas pueden redimir al hombre del egoísmo y la falsedad en los que está envuelto.

La película remasterizada en VO con subtítulos en español