El tema Echoes del disco de Pink Floyd Meddle (1971),  sincronizado con el fragmento final (Jupiter and Beyond the Infinite) de 2001: Una odisea espacial, de Stanley Kubrick (1968).

El grupo, aunque reconoció que le hubiese gustado hacer la banda sonora de 2001, siempre negó que hiciesen esta música inspirándose en la película.