Eisenstein quiso rendir tributo a los pueblos de la Rusia medieval en su película Alexander Nevsky. Pueblos paganos que se resistían ante los embates de los ejércitos teutónicos. El príncipe Alexander Nevsky fue uno de los bastiones de la resistencia.