Leighton vista también los temas homéricos, en este caso la Iliada. Se fija en un personaje femenino: Andrómaca, esposa de Héctor, héroe troyano que será vencido por Aquiles. Andrómaca sufrirá el trance de ver morir cruelmente a su marido y a sus hijos a manos de los griegos. Será apresada y obligada a ser la concubina de Neoptólemo, hijo de Aquiles. Leighton se aleja de cruentas escenas y pinta la desolación de una Andrómaca capturada.