Panorama en los albores de los ochenta

Este mes estamos de aniversario y, por ello, hacemos parada en noviembre de 1980, fecha en la que el sello discográfico independiente 4AD  lanza el primer disco «In the Flat Field» del grupo británico Bauhaus.

Estabamos en los albores de la década de los ochenta, una época donde el inconformismo y una nueva creatividad estaban empezando a bullir a fuego lento: nuevas sensibilidades con múltiples formas de manifestarse. Era tiempo para el postpunk más impúber, la new wave así como para los nuevos románticos y el electropop adornado con laca y maquillaje. Aún veíamos por el espejo retrovisor el krautrock alemán y el glam rock de David Bowie y The New York Dolls. También el punk de transición hacia lo gótico de The Damned va a ser un punto de arranque fundamental para la nueva escena oscura que ya estaba llamando al timbre.

En este caldo de cultivo, nació la banda de Peter Murphy (a los micrófonos),  Daniel Ash (guitarra y saxo), Daniel J (bajo) y Kevin Haskins (a la batería). En la transición de los 70 hacia los 80, Bauhaus iba de la mano con Joy Division, Siouxie & the Banshees y The Cure en lo que fue la exploración ‘rockanrolera’ de los rincones más sombríos de la música. Todos ellos británicos y es que la isla abanderó este nuevo sonido al igual que muchos otros subgéneros del rock.

20367201199_853d2e2708_b

Bauhaus (nombre tomado de la famosa escuela alemana de diseño)

In the Flat Field

«In the Flat Field» fue el primer trabajo de Bauhaus y uno de los álbumes pioneros de la primera ola del rock gótico. Netamente fue un disco de postpunk claustrofóbico con un frontman de aspecto vampírico, músicos con gafas de sol y las primeras camisetas negras de rejilla. Bauhaus facturaba un rock de atmósfera lóbrega con cambio de ritmos en una variedad de tempos. La voz de Murphy —a veces pausada, a veces frenética—, en cierto modo, puede recordar al desaparecido Jim Morrison y la experimentación se reafirmaba en una poética decadente .

La crítica general no tuvo buenas palabras para el disco, calificándolo con los términos de «pedante, engreído, sin sentido y catatónico».  Quizá no supieron entender el surgimiento de una nueva ola del rock o quizá veían la nueva escena desde sus cómodos atriles del conformismo.

Pero no todo fueron valoraciones adversas. En 2012, la revista Sonic Seducer, nombró al álbum como el 4º en la escala de los diez álbumes clave de la escena gótica. En cualquier caso, aunque Bauhaus no es para todos los públicos, sí tiene un valor artístico indudable.

Temas del disco

  1.  Double Dare.
  2.  In the Flat Field.
  3.  A God in an Alcove.
  4.  Dive.
  5.  Spy in the Cab.
  6.  Small Talk Stinks.
  7.  St. Vitus Dance.
  8.  Stygmata Martir.
  9.  Nerves.

Los grandes temas —de cara a la galería— que se pueden encontrar en el disco son In the Flat Field y Stigmata Martyr , pero os voy a dejar con una de las canciones que mejor pueden definir su rock’n’roll agónico: Spy in the Cab.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Asociación Cultural Mentenebre +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.