El relato Carmilla de Sheridan Le Fanu, el primero en el que una mujer vampiro es protagonista de una trama, fue llevada al cine por Hammer Films e interpretada por Ingrid Pitt. En la película se exagera el tinte lésbico que se insinúa en el relato original.