Aventurarse a pasear por los caminos del sur de Cornualles implica exponerse a escuchar historias sobre pixies, hadas y rituales de fertilidad en luna llena. Si la suerte está de nuestro lado, incluso puede uno escucharlas de primera mano sentado en un dolmen mientras alguien agita las brasas de una hoguera. Con una concentración disparatada de yacimientos prehistóricos, esta región esconde unas estructuras subterráneas únicas en el mundo, cuya función es todavía desconocida: los fogous.

Por Sergio Álvarez

Este artículo pertenece a Mistérica Ars Secreta Nº 2. 

«El misterio como nunca antes te lo habían contado».

Puedes adquirirla en nuestras Apps nativas para iOS y Android

AppStore

googleplay

o en las plataformas:

logo Zinio

logo Kiosko y más