La androginia en el arte se popularizó sin lugar a dudas en la pintura Simbolista de finales del siglo XIX. Si ayer mencionábamos el posible carácter andrógino de algunos personajes de Leonardo hoy traemos un Cristo abiertamente sexual. Se trata de un dibujo de la serie de andróginos de Armand Point en el que representa a un Cristo feminizado y una Magdalena masculinizada.