Un artículo de Elsa del Campo.

En el famoso lienzo de Henry Fuseli, La pesadilla (1781), se muestra a un demonio descansando sobre el pecho de una bella mujer dormida. Conocidos como íncubos, la leyenda habla de unos espíritus malignos que se posaban sobre sus víctimas durante el sueño y, en muchos casos, con la intención de mantener relaciones sexuales con éstas, produciéndoles una fuerte sensación de asfixia. Los orígenes de esta aterradora criatura se remontan muy atrás en el tiempo.

 

Este artículo pertenece a Mistérica Ars Secreta Nº1 Portada Mistérica Nº1 mediana Si quieres leer el artículo completo puedes comprar la revista en: logo Kiosko y más logo Zinio