Un artículo de Luis Muiño.

Allá por el invierno de 1919, el estadounidense John Watson realizó uno de los experimentos más inquietantes de la historia de la psicología. El objetivo era demostrar que podemos crear miedo a cualquier objeto por simple asociación. Para evidenciar esta posibilidad escogió un bebé, Alberto, que temía a los ruidos muy fuertes, pero al que no asustaban los animales. Después, en sucesivos ensayos, hizo que Alberto acabara asociando la aparición de una rata con un ruido estrepitoso. Y al final consiguió que el niño temiera al animal aunque éste apareciera sin estruendo. Había logrado crear miedo mediante activación por asociación…

Este artículo pertenece a Mistérica Ars Secreta Nº1

Portada Mistérica Nº1 mediana

Si quieres leer el artículo completo puedes comprar la revista en:

logo Kiosko y más

logo Zinio