Mucha, pese a vivir en París, sentía una gran afinidad por el pueblo eslavo y sobre todo con su patria, la nación Bohemia. Este lienzo representa a Bohemia liberada de la cruz (alegoría de su dominación) por una mujer con el gorro frigio que representa a Francia.