Esta vez Billyphobia compone una ilustración inquietante y de difícil interpretación. El paisaje es invernal, con los blancos y azules fríos. En medio, el teclado de un piano se curva y dibuja una forma serpentina. En medio un logotipo. Esta es la metáfora con la que Billyphobia parece reflejar ese momento que todo artista siente alguna vez en el que cree que la musa lo abandona y termina su genialidad creativa. En el caso de Billyphobia no ha sido así: la musa no le ha abandonado. Para saber más sobre Billyphobia te recomendamos su web http://billyphobia.com/