William Blake representa al Diablo frecuentemente como un joven bello. Se corresponde con el inicio de la iconografía de Lucifer como ángel bello. En esta ocasión el lienzo representa el triunfo del Diablo sobre Eva.

 
Si quieres saber más sobre el Diablo lo puedes leer en Mistérica Nº 2.