Jezabel S. Calvín.

El ocaso de los celtas.

La sombra de Irminsul, vol. I.

Autoedición, 2016.

175 págs.

15 €

El ocaso de los celtas es la primera novela de la trilogía La sombra de Irminsul y la segunda de su autora, Jezabel S. Calvín, una apasionada de las diferentes culturas prerromanas. Se trata de una adaptación de su primera obra, La espiral y el dragón: el atardecer de los dunein, publicada en 2004.

Este relato de ficción autoeditado narra la historia de un poblado celta, situado en la zona de Cornualles, que aún resiste frente a la inminente invasión de los sajones.

como única esperanza para salvar la aldea de su inevitable destino, los dioses designan a una mujer. Gwena, la protagonista, es una de las cuatro druidesas de la región, que actúan como punto de contacto entre deidades y hombres. Un personaje poderoso, pero, al fin y al cabo, mujer en aquella época: sin más arma que su confianza en los designios divinos, y vulnerable ante los poderosos guerreros rivales.

El argumento se inicia con un dilema ante el que se encontrarán tanto ella como su esposo, el jefe del poblado: deben cumplir la voluntad sobrenatural (única opción viable para salvar a su pueblo), pero son conscientes de que tal responsabilidad puede resultar fatal. Finalmente, la heroína se adentrará en el campamento enemigo, no sin dificultades, y tratará de llevar a cabo su misión confiando en los dioses. Lo que ella ignora es que existe un motivo por el que ha sido elegida.

En resumen, una novela basada en la época de la invasión anglosajona de Gran Bretaña que acerca al lector a la vida cotidiana, el mundo espiritual de estos pueblos paganos y su lucha por mantener la propia identidad.

Eva Portero