William Blake admira la obra de Shakespeare. Así, en 1786 pinta esta obra que representa a varios personajes de El sueño de una noche de verano como lo son Oberón, Titania y Puck en una escena donde danzan las hadas. Este tema es también tratado magníficamente por Henri Fuseli.