Caravaggio. Judit y Holofernes
Caravaggio. Judit y Holofernes, 1598-1599. Galería Nacional de Arte Antiguo, Roma.

Michelangelo Merisi da Caravaggio es un autor único donde los haya, un maestro de poner luz sobre la oscuridad, capaz de retratar a un mendigo y colocarlo a la altura de un rey. Es quizá el gran protagonista de la pintura en el cambio del siglo xvi al xvii. Aparte de ser un coloso de la pintura fue también un pendenciero: se le achacan varios asesinatos y estuvo huido y perseguido por numerosos prohombres de Roma y Malta.

Coincidiendo en Madrid y casi al unísono, vamos a poder ver este verano grandes obras de Caravaggio en dos magníficas exposiciones: por una parte, en el Palacio Real se acaba de inaugurar una muestra sobre el Seicento italiano, abierta al público desde el 7 de junio y hasta el 16 de octubre. Aquí, además de contemplar a Caravaggio podemos ver obras de otros artistas remarcables en pintura y escultura como  Guido Reni, Lucas Jordán, Ludovico Carracci, Jose de Ribera, Bernini, y Fisher von Erlach.

Por otra, el Museo Thyssen-Bornemisza abrirá sus puertas el día 21 de junio a la exposición “Caravaggio y los pintores del norte”. La exposición gira en torno a la figura de Caravaggio y a su influencia los pintores del norte de Europa que, fascinados por su obra, difundieron su estilo. En la muestra se exhibirá un conjunto de piezas que abarcan el curso de la carrera de Caravaggio, desde el período romano hasta las emotivas pinturas oscuras de sus últimos años, junto a una selección de obras de sus más destacados seguidores en Holanda, Flandes y Francia.

Las dos entidades museísticas han llegado a un acuerdo para establecer un precio conjunto para visitar las dos exposiciones. Así pues ya tenemos planes para este verano: conocer el arte no ya solo del genio italiano Caravaggio, sino también el de sus coetaneos y el de sus seguidores. Una ocasión que no debemos dejar pasar.