Sergei Eisenstein realiza dos películas dedicadas a la figura de Iván el Terrible. En el filme hay una crítica encubierta al autoritarismo de Stalin lo que supondría su exilio. En el fotograma vemos el rostro maléfico de un autoritario Iván el Terrible.