El pintos simbolista francés Odilon Redon hace una interpretación onírica de Juana de Arco, con colores muy contrastados de rojo, verde y azul, sumerge a la santa en un mundo aparte, quizá también quiera representar ese momento de visión o alucinación de Juana de Arco.