Una de las escenas más terribles de la historia de Juana de Arco es su muerte en la hoguera tras el juicio de la Inquisición. El historiador francés Jules Michelet nos dice que la última palabra que exclamó Juana al morir fue: “¡Jesús!”