Otra representación típica de la Edad Media es la que representa al Diablo como boca del infierno: un demonio gigante abre la boca en la cual caen los pecadores condenados al Infierno.

Si quieres leer más sobre el Diablo lo puedes leer en Mistérica Nº 2.