Mucha tuvo diversos contactos con el mundo ocultista, espiritista y esotérico del París del fin de siglo. Además de sus facetas de cartelista, dibujante y pintor, Mucha es también un gran escultor. Esta Naturaleza se cree que estaba relacionada con la publicación ocultista La Nature.