La roca de Cashel, en Irlanda, es considerada tradicionalmente el lugar donde san Patricio convirtió a las gentes de esa tierra al catolicismo.

 

Foto Briget Boyne