El dibujante de lo imposible, M.C. Escher también quiso en su imaginario representar una intrincada Torre de Babel. Aquí traemos su dibujo de 1928. Cerramos este capítulo con este maestro de los espacios impensables.