Jules Bastien-Lepage, pintor del XIX, representó uno de los momentos más intrigantes de la vida de Juana de Arco: el momento de sus visiones. Mientras ella trabaja en el campo un ángel o presencia divina se le acerca para darle el mandato de la lucha contra los ingleses.