Esta mujer imbuida en una piel de látex nos recuerda a una figura finisecular: la escultura Lamia de George Frampton. Visioluxus da un cariz de belleza al latrex de referencias eminentemente sexuales.