Siento una verdadera fascinación por la música de Lisa Gerrard y, como vemos en esta entrada, también por su producción audiovisual. Y es que los videoclips de esta cantante y compositora australiana son de una belleza increíble además de estar llenos de significados y símbolos.

Lisa Gerrard fue una pionera de la música etérea cuando allá en 1984 comenzara en el mundo de la música con su compañero Brendan Perry con su proyecto conjunto Dead Can Dance en el sello británico 4AD.

Después de una larga trayectoria con Dead Can Dance, la fortuna le sonríe a Lisa Gerrard y rompe, como digo yo, la burbuja underground para convertirse en una artista reconocida mundialmente. El éxito se lo granjeó la banda sonora de la película Gladiator, que la hizo entrar en la meca del cine, para seguir componiendo bandas sonoras de películas como Whale Rider y A Thousand Roads.

El vídeo que hoy os propongo disfrutar es el correspondiente al tema ‘Seven Seas’ de su último álbum “Twilight Kingdom” de 2014. En este vídeo Lisa Gerrard nos envuelve de un romanticismo creado por el blanco y negro (recurso que ya utilizara en algunos clips de Dead Can Dance o ya en su etapa en solitario en ‘Come Tenderness’) y con escenas de la naturaleza vinculadas con el agua y con la arena de la playa.

Pero el vídeo tiene un protagonista: un espantapájaros. Este icono que siempre en el cine ha tenido una connotación maldita en este vídeo va a sufrir una transformación: es como si el agua, la arena y el aire quisieran insuflarle vida hasta que un espíritu (un hada o una ninfa) se encarna en él.

Y no desvelo más secretos. Os dejo disfrutar de esta obra maestra y os lanzo una pregunta: ¿os gustaría que escribiéramos en Mistérica un artículo completo sobre Lisa Gerrard o Dead Can Dance para descifrar todas las claves que se ocultan tras su música?

Página oficial de Lisa Gerrard