Turner fue, además de un gran pintor romántico, un antecedente del Impresionismo. Así lo demuestra su famoso y polémico lienzo Lluvia, vapor y velocidad de 1844. Aquí representa un tren que se acerca veloz en un lienzo donde la pintura se superpone a la línea y los objetos no están definidos. Un genio.