Sergei Eisenstein utiliza primeros planos de gente horrorizada y llena de patetismo para dar un especial dramatismo. Aquí vemos este terrible rostro en El acorazado Potemkin.