Eisenstein en Alexander Nevsky parece adelantarse a la Segunda Guerra Mundial. Aquí los caballeros teutones, representados con el mayor horror, pretenden conquistar Rusia y serán derrotados. Años más tarde sucederá lo mismo con el intento de invasión de Rusia por parte de Hitler.