El pueblo fantasma de Nagoro

  • Nagoro1
  • Nagoro2

Lugar Categoría: AbandonadosLugar Etiquetas: Maniquíes, Muñecos, y Pueblo

Perfil
Perfil
Fotos
Mapa
Opiniones
Lugar relacionado
  • Nagoro, prefectura de Tokushima, ¿qué tiene de especial? Se trata de un pueblo abandonado entre valles popular debido al inquietante pero bello espectáculo que ahí está formado: una mujer, Tsukimi Ayano, quien ronda los setenta años, ha dedicado parte de su vida a producir tantos maniquíes como le ha sido posible, llegando a la insólita cantidad de cuatrocientos. Aquí no acaba lo impresionante, aunque sin duda es una obra descomunal y, por tanto, admirable; sino que la locura solo comienza a mostrarse. Al profundizar en esta historia vemos que la mayoría de dichos maniquíes representan antiguos habitantes del pueblo, con posturas naturales y aspecto humano. Cuando se señala la representación se habla tanto de la gente que ha abandonado el lugar para vivir en otro más prometedor –como había sido el caso de la propia Tsukimi-, como de la gente que ha abandonado el mundo para siempre, la muerta.
    ¿Qué motivo hay detrás del tenebroso arte de Tsukimi? Todo comenzó un día, cuando decidió, después de ver que las plantas que quería que crecieran no lo hacían, fabricar un espantapájaros que se asemejase a su padre. Con el espantapájaros fabricado “simplemente” –una idea de tal magnitud no se la puede considerar simple- se le ocurrió replicar a los habitantes  de lo que había sido su pueblo en su niñez, al que debía regresar para cuidar a su enfermo padre, mediante material –ropa vieja, tela, botones, paja…- similar al que había utilizado con el espantapájaros. Como una madre con sus hijos, siempre pasea atenta por si tiene que reparar uno de los muñecos. Además, les da los buenos días y las buenas noches. Así, centenares de muñecos han suplantado la vida de los fallecidos, tomando sus formas y actividades, como estar en clase y esperar al autobús.
    Muchos pueblos han puesto rumbo, debido a la pérdida de habitantes, a la conversión en fantasmas, pero este se dirige a este final por un extraño, aterrador y, a la vez, bello camino.
    Fotografías: Thomas Peter

    Autor de Las alas de la diosa y estudiante interesado en la programación.

  • No se encontraron registros

    Lo sentimos, no se encontraron registros. Ajuste los criterios de búsqueda e inténtelo de nuevo.

    El mapa de Google no se ha cargado

    Lo sentimos , incapaz de cargar la API de Google Maps.

  • Dejar un Comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *