Visioluxus coloca de nuevo a una modelo femenina frente un animal. Esta vez es la bella mariposa. El rostro y las alas cromáticas crean una preciosa estampa de la mujer como encarnación de la naturaleza.