La máscatra es otro potente símbolo: no conocemos la identidad de quien la lleva ni sus intenciones. Una interpretación tremendamente oscura del Carnaval de Venecia.