A propósito de los grabados de Max Klinger que atesora el Metropolitan Museum of Art de Nueva York, hoy presentamos un extracto del texto de Britany Salsbury del Departamento de Dibujos y Grabados de ese museo, el cual podéis consultar íntegramente en inglés en:

MET

Max Klinger

Max Klinger. Abduction (plate nine from Paraphrase on the Finding of a Glove)
Max Klinger. Abduction (plate nine from Paraphrase on the Finding of a Glove)

Entre los grabadores más prolíficos y creativos de su época , el artista alemán Max Klinger (1857-1920) revivió el arte del grabado en su país de origen en un momento en que tuvo problemas para superar los problemas de la industrialización en las artes. Las últimas décadas del siglo XIX fueron célebres por el uso de las artes gráficas para explorar temas relacionados con el mito y la fantasía. Nacido en una familia de clase media alta en Leipzig, Klinger comenzó a estudiar dibujo a muy temprana edad. A pesar de que destacó en diversas prácticas artísticas como la pintura, el dibujo y la escultura, la reputación de Klinger se cimentó sobre sus experimentos con el grabado calcográfico. En particular , a menudo produjo estas impresiones a modo de series (o «ciclos «, como él los llama) que variaban desde el naturalismo descarnado al simbolismo esotérico, e influiría en toda una generación de grabadores en Alemania y más allá en el siglo XX.

Action (plate two from Paraphrase on the Finding of a Glove)
Max Klinger. Action (plate two from Paraphrase on the Finding of a Glove)

El joven artista recibió el primer reconocimiento en Berlín por su serie titulada “Paráfrasis en el descubrimiento de un guante” (publicada en 1881). Los diez grabados siguen una narración vaga y fantástica que se desarrolla después de que el protagonista recupere un guante abandonado por una mujer joven en una pista de patinaje. Esa noche, mientras duerme, sueña con una secuencia extravagante de eventos que rodean a la devolución del objeto a su legítima propietaria, que se pierde primero en el mar y que sufre después un robo por parte de un ave voladora monstruosa. A lo largo de la serie y, a pesar de su corta edad, Klinger combina hábilmente varios medios de grabado, incluyendo aguafuerte, punta seca y aguatinta.

Tras el éxito de El guante, las series de impresión pronto se convirtieron en la firma de Klinger. Durante los siguientes años, exploró los problemas sociales que caracterizaban la vida moderna en Berlín. Generalmente considerado como el primer artista visual alemán a la hora de abordar el problema social de la prostitución, Klinger puso de relieve la hipocresía de la moral burguesa y las injusticias que a menudo las mujeres sufrían en la ciudad. Por aquel entonces, Klinger se había trasladado a París.

Philosopher (from the series On Death II)
Max Klinger. Philosopher (from the series On Death II)

En los años posteriores a su marcha de París, Klinger exploró temas relacionados con el movimiento simbolista contemporáneo a través de sus ciclos. Dedicó su serie de 1887 al artista suizo Arnold Böcklin (1827-1901), a quien admiraba profundamente. Tiempo después, Klinger comenzó a interesarse con mayor profundidad en la música, especialmente a las obras de compositores románticos alemanes como Robert Schumann y Johannes Brahms. Las imágenes de su serie 1894 “Fantasías de Brahms” estaban destinadas a acompañar a la interpretación de la música del compositor del mismo nombre y crear una obra de arte total, a través de la síntesis de las artes visuales, la música y la poesía.

Durante la década de 1890, Klinger comenzó a trabajar menos en el grabado en favor otros medios artísticos. Comenzó a trabajar en su último ciclo importante, titulado “Sobre la muerte II” (publicado en 1910). Para estas doce planchas se basó en la Totentanz ( «danza de la muerte») , tema importante en el arte alemán, que le había interesado a lo largo de su carrera, basándose en la tradición iconográfica de los artistas del Renacimiento como Hans Holbein el joven, lo que implica mostrar la muerte como el tramo final de toda vida.

En el momento en Klinger publicó “Sobre la Muerte II”, en 1910, había abandonado prácticamente el grabado. No obstante, ya había ejercido una poderosa influencia en los jóvenes artistas gráficos de Alemania, como Käthe Kollwitz, que vieron el formato del ciclo klingeriano como un poderoso y nuevo medio de expresión narrativa y la experimentación formal. A principios del siglo XX, la combinación de temas oscuros y los aspectos estilísticos propios de la impresión de Klinger serán adoptados por los surrealistas, quienes alabaron su exploración de lo misterioso, así como por los expresionistas alemanes, que revivieron el ciclo gráfico como parte de su herencia germánica y a Klinger como parte integral de su tradición nacional.

Britany Salsbury
Departmento de Dibujos y Estampas, The Metropolitan Museum of Art

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Asociación Cultural Mentenebre +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.