Los dioses olímpicos también fueron androginizados en el ideal simbolista. Hoy nos hacemos eco de este probable Mercurio de ojos marrones y larga cabellera pelirroja -atributo de la mujer fatal- de la mano de Edgar Maxence pintado en 1907.