Ruinas como la de esta iglesia abandonada en Norfolk (Inglaterra) bien pudieron alentar la fantasía de Lewis para escribir El monje.