Cerramos la semana de Leighton con otro de sus grandes lienzos: Perseo y Andrómeda. En él representa como Andrómeda está apresada y va a ser víctima del dragón. A lo lejos en el cielo, la esperanza: Perseo acude sobre el caballo alado Pegaso con la cabeza de la Gorgona Medusa con la que convertirá al monstruo en piedra. Este lienzo hay que insertarlo en la tradición de las Andrómedas, un tema pictórico admitido como lícito por la academia que muchos artistas utilizaron como pretexto para realizar desnudos. Leighton trató este tema varias veces a lo largo de su vida.