Un artículo de David Hidalgo Ramos.

Extrañas luminarias que se han visto entre las ruinas, antiguas habladurías sobre el paseo del carruaje de la muerte por sus calles, la repentina desaparición del agua de la charca que abastecía el pueblo… Son algunos de los elementos que sitúan a Rocafort como uno de tantos pueblos malditos que salpican la geografía española.

Este artículo pertenece a Mistérica Ars Secreta Nº1

Portada Mistérica Nº1 mediana
Si quieres leer el artículo completo puedes comprar la revista en:

logo Kiosko y más

logo Zinio