Tal vez la mejor obra de Lord Leighton es su Flaming June o Sol ardiente de junio. Tuvimos la oportunidad de verla en Madrid encabezando la exposición “La bella durmiente” en el Museo del Prado. La obra es de 1895 y representa una joven griega durmiente bajo el sol veraniego. La postura, el color, la belleza de la joven hacen de este lienzo la obra de arte más importante de Lord Leighton.