Publicado el Deja un comentario

04×32 El muro de Adriano en Inglaterra

Muro de Adriano

Seguimos con nuestros programas especiales. Esta vez nos desplazamos hasta el norte de Inglaterra donde todavía perviven restos de la muralla de Adriano, construida por los romanos para evitar la invasión de los pueblos pictos y celtas.

También visitamos el campamento de Vindolanda, uno de los más septentrionales de todo el Imperio Romano.

Todo ello, de la mano de Aleix Gibert, guía de la empresa Viajar por Escocia.

Publicado el Deja un comentario

Programa 03×11 Mitraismo y cristianismo con Antonio Piñero

En esta ocasión el contenido del programa es un poco diferente. Os ofrecemos una entrevista con el profesor Antonio Piñero, uno de los más grandes expertos en estudios bíblicos de nuestro país.

En la conversación de esta noche el profesor Piñero ahonda en la relación entre el cristianismo y un culto mistérico muy popular en el Imperio Romano: el mitraísmo.

Publicado el Deja un comentario

Cultos mistéricos antiguos

Walter Burkert.

Cultos mistéricos antiguos.

Madrid: Editorial Trotta, 2018.

184 págs.

16 €

 

Cuando miramos al panorama religioso del comienzo de nuestra era, este suele estar eclipsado por el surgimiento del Cristianismo. También suelen ser protagonistas las religiones mayores imperiales adaptadas a partir de las deidades de la Grecia clásica. Sin embargo, suelen quedar en un segundo plano las religiones mistérica de origen oriental. El estudio de estos credos que se caracterizan por sus procesos de iniciación o “misterios” (de los que reciben su nombre) suele quedar relegado a un segundo plano. Mientras que en el panorama anglosajón, francés y germánico si hay una mayor bibliografía sobre el tema, en castellano las referencias son bastante escasas. Por ello celebramos la iniciativa de la Editorial Trotta de reeditar esta obra del Profesor Walter Burkert que se encontraba descatalogada.

El libro recopila una serie de conferencias dictadas por Burkert en la Universidad de Harvard en el año 1982. En ellas el profesor trata de abrir una visión sobre estos cultos y dar pie a la reflexión en torno a ellos. Los cultos aquí tratados son los misterios de Eleusis, los dionisíacos, los de Meter, Isis y Mitra, que provienen de Asia Menor y que, en algún caso, fueron adoptados ya en la Grecia clásica, aunque su difusión fue a través del mundo helenístico mediterráneo para llegar hasta el Imperio Romano, donde alcanzaron su mayor difusión.

El profesor Burkert establece una comparación entre estos cinco credos y va poniendo de relieve sus semejanzas y diferencias. Trata de acercarse a través de las fuentes escritas y arqueológicas a unas prácticas en las que el secreto era su más pura esencia. Mientras que los misterios eleusinos gozaron de una difusión mayor en los textos, en casos como los misterios de Mitra apenas tenemos referencias escritas salvo las de los primeros cristianos, que nos ofrecen una visión negativa de sus misterios por lo que no tenemos bases bien fundamentadas para su conocimiento. Pese a ello, Burkert va aportando las diferentes pruebas existentes para fundamentar su pensamiento sobre estas religiones. La clave del misterio estaba en sus propiedades iniciáticas y en su promesa de una vida más allá de la muerte. Trata asimismo de describir cómo podrían ser estos ritos, en los que cabe la posibilidad de que, más que la enseñanza de un determinado conocimiento, había una experiencia que provocaba un cambio en la persona que lo lleva a cabo. Comenta la posibilidad del contenido sexual de alguno de estos ritos o del uso de sustancias enteógenas, aunque su uso no esté probado.

Aunque el tono del libro es académico y requiere algunos conocimientos previos, creo que aporta una valiosa visión sobre cómo fueron y qué significaron en su época los cultos mistéricos antiguos.

Publicado el Deja un comentario

El mecanismo de Anticitera: el iPad griego

El 17 de mayo de 1902, hace ahora 115 años, el arqueólogo griego Valerios Stais abrió un misterioso baúl procedente de los restos del naufragio de un barco romano. Dentro había una gran roca que, tras cuidadosos procesos de limpieza, reveló algo nunca antes visto. Una serie de 30 engranajes cuidadosamente labrados en bronce, con diferente número de piñones y que, a todas luces, parecían encajar entre sí de alguna manera. Desde entonces son muchos los investigadores que han analizado estas reliquias, conocidas como el mecanismo de Anticitera. ¿Era algún tipo de instrumento para orientar en la navegación, como un sextante? ¿Quizá se utilizaba para conocer la situación o movimiento de los planetas? ¿O quizás servía para medir o hacer cálculos matemáticos?

mecanismo de Anticitera

La historia del mecanismo de Anticitera y el cómo llegó a ser encontrado no deja de ser menos interesante. Aunque se halló en un barco romano, su origen es griego. Los estudios apuntan a que fue concebido, diseñado y construido en la prestigiosa academia de Posidonio en la isla de Rodas, célebre por sus conocimientos de astronomía (en esta academia estudiaron alumnos insignes como Cicerón y Pompeyo).

En plena vorágine de conquistas ya bajo el imperio de Julio César, un general romano descubrió el raro mecanismo en una de sus campañas, y decidió enviárselo al emperador para exhibirlo junto con otros objetos extraordinarios en los desfiles triunfales. El barco en el que iba el mecanismo de Anticitera naufragó, y permaneció en las profundidades hasta que en 1900 fue hallado por un buscador de esponjas marinas.

La resolución del misterio del mecanismo de Anticitera es compleja ya que no hay referencias de un artilugio similar con el que establecer paralelismos. Incluso los expertos discrepan en el modo en que los engranajes deberían ensamblarse, lo cual daría como resultado un diseño u otro, y por tanto, funcionalidades diferentes.

mecanismo de Anticitera

En este sentido, el físico e historiador de la ciencia Derek de Solla Price propuso en torno a 1959 que la máquina tenía una función astronómica, y que se utilizaría seguramente para el establecimiento del cronograma de diferentes hitos y festividades agrícolas y religiosas.

mecanismo de Anticitera

Por su parte, Michael T. Wright propuso en 2005 una interpretación completamente distinta al montar los engranajes de otro modo. Según Wright, el mecanismo podría haberse utilizado para predecir eclipses e incluso mostrar las órbitas de los cinco planetas conocidos por entonces.

mecanismo de Anticitera

Recientemente, T-Tek Systems junto con Nikkon pusieron a disposición de la investigación un avanzado tomógrafo. Otras compañías expertas en informática y análisis de datos como HP contribuyen a la decodificación de los más de 1.000 caracteres de escritura con instrucciones que se encuentran tallados en la superficie de los engranajes. Para ello ha sido preciso reconstruir mucho de ellos, desgastados por el paso del tiempo y el contacto con el agua salada. Es posible leer los resultados de los estudios en este enlace.

El mecanimos de Anticitera sigue siendo objeto de deseo por parte de las nuevas tecnologías, e incluso ha sido reconstruido e impreso en 3D por parte del español Guillermo Quiroga, de la empresa KiroLab 3D.

mecanismo de Anticitera

Es posible obtener más información sobre el funcionamiento, diseño y montaje del mecanismo de Anticitera en este completo documental.

Tuvieron que pasar 1.700 años desde la construcción del mecanismo de Anticitera hasta que Charles Babbage construyera su máquina diferencial, capaz de realizar cálculos polinómicos. En colaboración con los avanzadísimos conocimientos matemáticos de Ada Lovelace concibieron años más tarde la máquina diferencial. Aunque este proto ordenador no llegó a construirse, representa la base de la computación moderna.

mecanismo de Anticitera

El mecanismo de Anticitera se conserva hoy en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas, y sigue siendo estudiado y analizado con las más modernas técnicas, por lo que parece que su misterio está cada vez más cerca de ser resuelto. En cualquier caso, su hallazgo pone de manifiesto la portentosa capacidad tecnológica de nuestros antepasados griegos. Y nos estimula a seguir conociendo el pasado para entender el presente y construir el futuro.

Para saber más.

Publicado el Deja un comentario

El Mitra de Cabra, un tesoro arqueológico

maeco_os_mithrasdecabra_lg
Mitra de Cabra. Museo Arqueológico de Córdoba.

Hoy 25 de diciembre es el día en que los romanos celebraban el Sol Invictus: momento en el que el Sol vence a las tinieblas y los días empiezan a ser más largos. En esta festividad se rendía culto a dioses solares como Febo Apolo, Helios o Mitra, del que hoy hablamos.

El mitraísmo fue un culto religioso del Imperio Romano. Surge en torno al siglo I d.C. en Persia y es diseminado por las legiones romanas a lo largo y ancho del Imperio. Se trata de una religión mistérica que precisa de un proceso de iniciación a través de la cual al iniciado se le hace partícipe de un misterio. Este culto tenía siete niveles de iniciación, la primera es el cuervo, y la última es el Pater o patriarca de la comunidad. El culto se realizaba en unos espacios de no muy grandes dimensiones a los que llamamos mitreos. Se trata de estancias rectangulares subterráneas con una bóveda en la que se representan las estrellas. En el centro suele haber una representación del dios Mitra matando a un toro, lo que se conoce habitualmente como tauroctonía.

Pues bien, en 1952, en la localidad de Cabra (Córdoba), se halló una estatua de bulto redondo de una tauroctonía, lo que nos habla de la presencia del mitraísmo en la Hispania romana. Esta tauroctonía es uno de las obras de este tipo de mayor calidad, junto con las del Vaticano y del Museo Británico. Actualmente se encuentra en el Museo Arqueológico de Córdoba.

La tauroctonía representa al dios Mitra como un joven con capa y gorro frigio que esta apuñalando a un toro en el cuello. A su alrededor aparecen otras figuras simbólicas como el escorpión que pellizca los testículos del toro, la serpiente que repta entre las piernas y el perro que bebe la sangre. No sabemos qué representa este conjunto, aunque se han propuesto dos teorías: una naturalista que se vincularía con el renacimiento de la naturaleza con las estaciones, y otra astrológica que vincularía a Mitra con el soslsticio de invierno y con el zodíaco (muchas veces aparecen representados junto a la tauroctonía el Sol, la Luna y los planetas). Pero solo son hipótesis. Esto se debe a que no quedan registros escritos que expliquen en que consistía el culto mitraico. Solo conocemos epigrafías y textos de autores cristianos que hablan de este culto desde fuera.

En Mistérica Ars Secreta n.º 1, el profesor Antonio Piñero nos hablaba en una entrevista en vídeo de la relación entre mitraísmo y cristianismo, pues fueron dos credos que rivalizaron en el Imperio Romano entre los siglos II y V de nuestra era.

El Ayuntamiento de Cabra, consciente de la importancia de este hallazgo, ha construido una réplica de un mitreo para que nos podamos hacer una idea de cómo eran estos lugares de culto así como de la importancia que tenía en ellos la tauroctonía. También hablamos de este tema en Mistérica Ars Secreta n.º 9 en el artículo dedicado a la ciudad romana de Aquincum (en la actual Budapest) donde hablamos de algunos hallazgos acaecidos en esta ciudad en relación con el mitraísmo.

¡Feliz Sol Invictus mistéricos!

 

Enlaces relacionados:

https://www.misterica.net/producto/misterica-ars-secreta-09-impresa/

https://www.misterica.net/mitraismo-y-cristianismo-2/

http://www.museosdeandalucia.es/cultura/museos/MAECO/index.jsp?redirect=S2_3_1_1.jsp&idpieza=308&pagina=1

http://descargas.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/13572730989824832754491/021908.pdf

http://www.andalucia.org/es/turismo-cultural/visitas/cordoba/museos/museo-arqueologico-municipal-de-cabra/

Publicado el Deja un comentario

Un artista polaco en torno a Quo Vadis?

Henryk_Siemiradzki
Henryk Siemiradzki

Entre 1895 y 1896 se publica por entregas en la Gazeta Polska la novela Quo Vadis? Del escritor polaco Henryk Sienkiewicz, Premio Nobel de Literatura en 1905 por esta obra. Su éxito va a ser fulgurante y su publicación se extiende rápidamente a todo el continente. Se trata de una novela histórica ambientada en los tiempos de Nerón que narra, entre otras, las persecuciones y martirios a los cristianos. Esta novela es significativa porque inspira y se inspira en los artistas europeos de finales del XIX.

El tema de los mártires cristianos en el circo romano fue muy desarrollado en la pintura europea de finales del siglo XIX, pero será en Polonia donde el tema esté más imbuido de religiosidad. Los pintores polacos son devotos cristianos y tratan el tema del martirio con contención, con verismo histórico y, salvo excepciones, sin regodearse en la tragedia. El artista polaco del que hoy vamos a hablar es Henryk Siemiradzki (1843-1902) pues representa varias veces en su obra pasajes de Quo Vadis?

Para tener una breve referencia mencionar que Henryk Siemiradzki se forma en la Academia de Arte de San Petersburgo y en 1871 recibe una beca para estudiar en Múnich. No obstante, pronto viajará a Roma donde desarrollará la mayor parte de su obra, aunque se mantiene en contacto directo con Rusia y Polonia durante toda su vida. El sentimiento cristiano del autor le llevará a cultivar toda una serie de pinturas relacionadas con la vida de Cristo y de los primeros cristianos, algunas de ellas inspiradas directamente en Quo Vadis?

Henryk Siemiradzki, Las antorchas de Nerón, 1877.
Henryk Siemiradzki, Las antorchas de Nerón, 1877.

Las antorchas de Nerón (1877) es la primera obra que dedica el autor a los mártires romanos y se trata de un pasaje que aparecerá después novela de Sienkiewicz. Se centra en uno de los pasajes de martirio a los cristianos por parte de Nerón que se describirá después en Quo Vadis? Los acontecimientos tienen lugar después del incendio de Roma: Nerón acusa a los cristianos de provocar la tragedia y trama venganza contra ellos. La idea que le viene a la cabeza es quemarles atados en estacas al igual que ellos habían quemado la ciudad.

Así lo representa Siemiradzki en esta impresionante pintura mural. Mas de dos tercios de la obra están ocupados por los grandes edificios imperiales en los que se adivinan basamentos, relieves y estatuas. Están plagados de gente que quiere presenciar la venganza de Nerón: plebeyos, esclavos, patricios, senadores. En el tercio de la derecha podemos ver en escorzo las piras humanas que se han dispuesto frente a los edificios. Los mártires están atados y dispuestos en alto, sobre una escala que sirve para que los verdugos puedan subir a prenderles fuego. Efectivamente son antorchas humanas, como reza el título. La intención del autor es la de representar una escena histórica a través de la cual reivindica la valentía de todos aquellos que en los primeros siglos de nuestra era defendieron con su vida su fe en Cristo. Pese a que sabemos qué terrible suceso va a acontecer, el autor no se regodea en absoluto en el escarnio. Queda todo en la imaginación piadosa del espectador.

Henryk Siemiradzki, Una Dirce cristiana, 1897.
Henryk Siemiradzki, Una Dirce cristiana, 1897.

El segundo de los lienzos que vamos a ver hoy es la obra titulada Una Dirce cristiana, de 1897. La referencia en un primer término es griega, Dirce aparece en la tragedia Antiope de Eurípides en donde muere asaeteada por los cuernos de un toro. Si acudimos a Quo Vadis? vemos cómo el tema de Dirce aparece durante el martirio a los cristianos en el circo: tras la sucesión de martirios, la protagonista Ligia es sometida a la tortura de Dirce que muere víctima de las cornadas del toro.

Siemiradzki se inspira directamente de Quo Vadis? para su Dirce cristiana. La Dirce de Siemiradzki ha muerto por las cornadas del toro. En el lienzo la observamos yacer desnuda, tirada en el suelo, con apenas un paño de pureza que cubre su sexo, junto al cuerpo del toro que ha sido asaeteado tras el tormento. A la izquierda de la escena, un centurión y varios notables acompañan a Nerón, que va a coger su lira inspirado por la escena, para cantar una canción. Todo ello enmarcado por la arena y las gradas del circo.

El tema de Quo Vadis? en el arte va a tener un largo recorrido a comienzos del siglo XX y va a inspirar no solo a los pintores sino también al naciente séptimo arte. Del temas de Quo Vadis? en el cine hablaremos en futuras entradas.

Enlace al libro Quo Vadis? en formato PDF.

Publicado el Deja un comentario

La carrera de cuádrigas

Carrera de cuádrigas

 

Otro tema tratado en la visión finisecular del Imperio Romano era la carrera de cuadrigas que en Roma se celebraba en el Circo Máximo. Estas carreras abrían el espectáculo al que seguían los gladiadores y, en su caso los martirios de los condenados a las fieras o al fuego.

 

Publicado el Deja un comentario

Marco Antonio y Cleopatra

Antonio y Cleopatra

 

 

De nuevo visitamos a Alma-Tadema. Esta vez pinta el tema de Antonio y Cleopatra en 1883. Parece ser que la fuente para este lienzo es la obra teatral Antonio y Cleoparta del genio Shakespeare compuesta en 1606-1607.

 

Alma-Tadema pinta a Antonio y a Cleopatra inspirado por la tragedia escrita por Shakespeare en 1606-1607.

Publicado el Deja un comentario

Claudio

Claudio

Alma-Tadema es el gran pintor de la decadencia del Imperio Romano en el fin de siglo. Aunque sus escenas son generalmente costumbrista, a veces toca temas dramáticos como este lienzo que retrata a un acobardado Claudio que acaba de salvarse de la muerte.

 

 

Publicado el Deja un comentario

La matanza de los cristianos en el circo romano

La matanza de los cristianos en el circo romanao

Jan Styka es más crudo que su compatriota Henryk Siemiradzki. La escena de la quema de los cristianos por Nerón la refleja en un panorama del año 1899. Los panoramas eran lienzos gigantes de divensión horizontal que se asemejan de alguna manera al cinema-scope posterior, para tener una visión panorámica de toda una escena. Él representa todo un bosque de cruces para los cristianos en el circo que van a morir acusados falsamente por Nerón.