Publicado el Deja un comentario

Programa 33. Misterios de la isla de La Palma (Canarias) con José Gregorio González


Emprendemos un viaje hasta el Archipiélago Canario para adentrarnos en los secretos que esconden este conjunto de islas.

Bañada por el Atlántico y envuelta en un clima único, se encuentra la isla de La Palma, una de las siete islas canarias que durante siglos ha suscitado leyendas, tradiciones mágicas y hechos inexplicables.

Con este objetivo recorremos su historia más ancestral, descubriendo la raza perdida de los guanches y su imaginario astral, así como los extraños símbolos que nos legaron conocidos como las espirales.

Navegamos por sus aguas en busca de las construcciones piramidales que aún hoy podemos ver o las enigmáticas luces que tiempo atrás surcaron sus cielos. Nos perdemos también entre sus rutas para finalmente, adentrarnos en lugares mágicos donde el imponente monolito del Roque Idafe parece atisbar, desde el principio de los tiempos, los confines de la isla de La Palma.

Seguiremos con Pedro Ortega y su “MADRID SECRETO”, en la que nos desvelará un edificio que pasa desapercibido por muchos de nosotros: el Real Observatorio Astronómico.

En “CUADERNOS DE VIAJE” David Hidalgo nos llevará a Japón para conocer a una legendaria reina hechicera fundadora del Imperio Nipón.

Y como siempre, finalizaremos con el tradicional suspense que nos brinda la sección ÚLTIMA PARADA”, donde escucharemos un relato dramatizado titulado, “Huida mortal”.

Publicado el Deja un comentario

Tengu, seres alados de Japón

Los tengu son unos de los más populares seres de la mitología japonesa. Con forma de humanoide alado, se le considera protector de las montañas, sobre todo en las que hay árboles Cryptomeria, donde prefieren construir sus nidos debido al buen aroma que su madera despide.

tengu by albino-Z/deviantart

A los tengu se le atribuyen cantidad de poderes mágicos, como la teleportación, la telepatía, la posibilidad de introducirse en la mente de alguien y llevarlo hasta la locura o de ser un cambia-pieles, transformándose en otro animal e incluso en una persona; en este último caso, parece que prefiere tomar la forma de un viejo monje eremita retirado en la montaña, recibiendo el nombre de Yamabushi tengu. Justamente estos son los que pueden ayudar a unos padres para encontrar a un hijo que haya sido abducido por un Karasu Tengu, o tengu malvado. Algunos han cambiado su pico por una larga nariz.

Algunos tengu tienen fama de buenos guerreros, expertos en artes marciales y fabricantes de armas; estos también son considerados como protectores de los humanos.

También hay tengu traviesos que se divierten desorientando a los viajeros que pasaban por los caminos de las montañas. Uno de estos fue capturado en la prefectura de Shizuoka por un monje que le obligó a escribir una disculpa por las numerosas molestias ocasionadas a los viajeros de la zona.

Illustrated Book of Japanese Monsters, 1972
Publicado el Deja un comentario

Los vampiros pretas

Indian Preta by GregoryTom

Preta es el nombre que se le daba en la India a cierto tipo de seres de ultratumba que regresan al mundo de los vivos con un hambre y una sed insaciables. Se les supone que en vida fueron personas muy codiciosas y su castigo consiste en tener que alimentarse de materia fecal o de cadáveres, aunque también lo pueden hacer de sangre humana.

De antigüedad incalculable, ya se les menciona en viejos textos sánscritos, donde se les describe con la forma de hombres muy delgados y con el vientre abultado.

El budismo los trasladó a otros lugares, especialmente a Japón, donde se les denomina gaki  (fantasma hambriento).

 

Publicado el Deja un comentario

Tanukis

Típica imagen del tanuki, como un gran mapache ataviado con un kimono y un sombrero de paja; siempre lleva una botella de sake y luce sus grandes testículos (en Japón se les llama huevos de oro, porque lo consideran un símbolo de riqueza).

En el folklore japonés, los tanuki tienen forma de mapache, aunque pueden cambiarla a voluntad, y poseen una hoja mágica que les sirve para engañar a los humanos. Gracias a ella, les infunde imágenes que estos toman como reales de lugares que no existen; por ejemplo, los que viajan por un bosque pueden ver una casa con una bella joven que los invita a pasar la noche; a la mañana siguiente, despertarán en el mismo bosque y verán que les han robado todo.

Antes de la llegada del budismo, se consideraba a los tanuki como espíritus que controlaban la naturaleza; después pasaron a la categoría de yokai (demonios y monstruos). Aun así, hoy en día se puede encontrar su imagen por cualquier lugar de Japón, habiendo cambiado considerablemente su mala fama anterior.

Tanukis en las advertencias del metro de Tokio.

Canción infantil

Tan Tan Tanuki no kintama wa,

Kaze mo nai no ni,

Bura bura

«los huevos de Tan Tan Tanuki, incluso si no sopla el viento, se balancean»

https://www.youtube.com/watch?v=v8kshB6WafI

Publicado el Deja un comentario

Onmyōdō, esoterismo japonés

Onmyōdō (陰陽道) es una ciencia esotérica que, muy influenciada por la cultura china, se originó en Japón en torno al siglo VII. Se basa en las teorías chinas de los Cinco elementos y del Yin y yang (陰陽, en japonés onmyou), que llegaron a Japón entre los siglos V y VI y fueron aceptadas por mucha gente como un sistema práctico de adivinación.

Estas prácticas se vieron más tarde influenciadas por el Taoísmo, Budismo y Sintoísmo. Los profesionales de esta disciplina recibían el nombre de onmyōji (陰陽師) y se dedicaban especialmente a la adivinación, la astronomía, la elaboración de calendarios y la protección psíquica de las ciudades.

El santuario Seimei Jinja, en Kyoto, dedicado a Abe no Seimei

Uno de los Onmyōji más importantes es Abe no Seimei, que fue consejero de emperadores. También es el protagonista de innumerables leyendas siempre relacionadas con el mundo espiritual.  A su muerte el emperador nipón hizo construir un santuario en su honor en la ciudad de Kyoto.

A mediados del siglo XIX fue prohibido por considerarse pura superstición. La restricción fue anulada en 2006. Ahora los onmyōji son un tipo de sacerdotes sintoístas siempre relacionados con lo oculto.

El legendario Abe no Seime, protagonista de un manga
Publicado el Deja un comentario

Una página de locura

Kurutta Ippeji (Una página de locura) es una película muda japonesa dirigida por Teinosuke Kinugasa en 1926, con un estilo enmarcado en la vanguardia expresionista de esa época.

Cuenta una historia ambientada en un hospital psiquiátrico donde es internada una mujer por un intento de suicidio tras haber matado a su propio hijo. Su marido consigue un trabajo como conserje con la esperanza de poder sacarla de allí, pero él mismo cae en la espiral de locura propia de la institución.

En la época de los 70, cuando se daba por perdida, el propio Kinugasa encontró su copia personal, escondida en una maceta de su jardín. A partir de esta se hicieron las copias actuales, aunque no son exactamente iguales a la original, ya que el director decidió eliminar algunas escenas por demasiado convencionales y los intertítulos que interrumpían la historia.

En sus primeras proyecciones, un «benshi» o narrador profesional contaba la historia, mientras unos músicos interpretaban la banda sonora. No ha quedado ninguna otra información sobre aquella música original, pero a lo largo del tiempo se han compuesto unas cuantas en diferentes estilos, desde los tambores Kaiko hasta jazz, rock o experimentos electrónicos. Una de los últimas la han llevado a cabo Vetrophonia, un dúo de San Petersburgo que ya había realizado un trabajo similar con una vieja película rusa.


Release of the 1926 film «Kurutta Ippeiji» directed by Teinosuke Kinugasa, with a new soundtrack performed by Vetrophonia.