Publicado el Deja un comentario

Programa 02×02 El bosque de Bomarzo (Italia) con Miguel Zorita


Nos adentramos entre bosques y montañas, hacia un lugar en donde contemplar sus paisajes nos causa una profunda impresión. Pero hay más: un bosque modelado por la mano del hombre que fue conocido como el “Parque sagrado”.
Para llegar hasta este paraje secreto debemos viajar al corazón de Italia, a la localidad de Bomarzo, a unos 70 kilómetros al norte de Roma.
Allí, el príncipe Pier Francesco Orsini concibió una obra grandiosa: un parque repleto de monstruos y seres fantásticos y mitológicos tallados en la roca y en los que aparecen grabadas frases que contienen secretos herméticos.
Para descubrir todos los secretos que esconde el Parque de los Monstruos de Bomarzo, en Italia, tenemos el placer de contar con la presencia de Miguel Zorita, Licenciado en Bellas Artes por la UCM, colaborador del periódico El Plural donde semanalmente publica su sección dedicada a historia “Regreso al Futuro”, y autor de numerosos libros.

Seguimos con Pedro Ortega y su sección “LA OBRA DE ARTE DESCONOCIDA”, donde nos descubre una joya arqueológica en la ciudad de Córdoba. En “CUADERNOS DE VIAJE”, David Hidalgo nos invita a conocer el Festival Sui Generis Madrid, donde se celebrará, entre muchos otros eventos, “El Salón del Misterio” en un escenario único, el Castillo de Manzanares El Real. Continuamos con Paco González y su “TERRA SECRETA” en la que nos adentraremos para conocer el mito de la Atlántida. Y como siempre, en “ÚLTIMA PARADA”, escucharemos un oscuro relato dramatizado titulado, “Juego de Hermanos”.

Publicado el Deja un comentario

Cultos mistéricos antiguos

Walter Burkert.

Cultos mistéricos antiguos.

Madrid: Editorial Trotta, 2018.

184 págs.

16 €

 

Cuando miramos al panorama religioso del comienzo de nuestra era, este suele estar eclipsado por el surgimiento del Cristianismo. También suelen ser protagonistas las religiones mayores imperiales adaptadas a partir de las deidades de la Grecia clásica. Sin embargo, suelen quedar en un segundo plano las religiones mistérica de origen oriental. El estudio de estos credos que se caracterizan por sus procesos de iniciación o “misterios” (de los que reciben su nombre) suele quedar relegado a un segundo plano. Mientras que en el panorama anglosajón, francés y germánico si hay una mayor bibliografía sobre el tema, en castellano las referencias son bastante escasas. Por ello celebramos la iniciativa de la Editorial Trotta de reeditar esta obra del Profesor Walter Burkert que se encontraba descatalogada.

El libro recopila una serie de conferencias dictadas por Burkert en la Universidad de Harvard en el año 1982. En ellas el profesor trata de abrir una visión sobre estos cultos y dar pie a la reflexión en torno a ellos. Los cultos aquí tratados son los misterios de Eleusis, los dionisíacos, los de Meter, Isis y Mitra, que provienen de Asia Menor y que, en algún caso, fueron adoptados ya en la Grecia clásica, aunque su difusión fue a través del mundo helenístico mediterráneo para llegar hasta el Imperio Romano, donde alcanzaron su mayor difusión.

El profesor Burkert establece una comparación entre estos cinco credos y va poniendo de relieve sus semejanzas y diferencias. Trata de acercarse a través de las fuentes escritas y arqueológicas a unas prácticas en las que el secreto era su más pura esencia. Mientras que los misterios eleusinos gozaron de una difusión mayor en los textos, en casos como los misterios de Mitra apenas tenemos referencias escritas salvo las de los primeros cristianos, que nos ofrecen una visión negativa de sus misterios por lo que no tenemos bases bien fundamentadas para su conocimiento. Pese a ello, Burkert va aportando las diferentes pruebas existentes para fundamentar su pensamiento sobre estas religiones. La clave del misterio estaba en sus propiedades iniciáticas y en su promesa de una vida más allá de la muerte. Trata asimismo de describir cómo podrían ser estos ritos, en los que cabe la posibilidad de que, más que la enseñanza de un determinado conocimiento, había una experiencia que provocaba un cambio en la persona que lo lleva a cabo. Comenta la posibilidad del contenido sexual de alguno de estos ritos o del uso de sustancias enteógenas, aunque su uso no esté probado.

Aunque el tono del libro es académico y requiere algunos conocimientos previos, creo que aporta una valiosa visión sobre cómo fueron y qué significaron en su época los cultos mistéricos antiguos.

Publicado el Deja un comentario

Restos mitraicos en el Museo Nacional de Hungría

Placa mitraica de bronce en el Museo Nacional de Hungría.

El Museo Nacional de Hungría esconde grandes tesoros extraídos de la cercana ciudad romana de Aquincum, así como de otros yacimientos de época romana situados en la región de Pannonia. Lo cierto es que si acudes al museo y no sabes de la existencia de este tesoro puedes quedarte sin verlo. Y es que las dependencias donde se hallan los restos romanos están en un sótano un tanto apartado de las plantas del museo.

Si por fin damos con el lugar, llegaremos a un gran patio, alrededor del cual están dispuestos los vestigios arqueológicos e incluso hay algunas habitaciones anexas.

Mi interés en la visita eran los restos mitraicos, entre los cuales podemos destacar diversas tauroctonías realizadas respectivamente en mármol (vinculadas al culto en el interior de los mitreos), en arcilla (para uso doméstico) y en bronce (probablemente para algún tipo de rito ceremonial). En concreto, la placa de bronce que se encuentra en dicho museo es muy significativa por su riqueza iconográfica. Destaca en ella la profusión de personajes, as. como la presencia en la franja inferior de siete cabezas rodeadas por un círculo (que simbolizar.an los siete grados de iniciación al culto de esta religión mistérica). En la parte posterior encontramos, además, el busto de Sol, la deidad solar.

Tenemos también diversos altares con inscripciones sobre Mitra. Podemos destacar una placa datada entre 250 y 270 d. C. donde es posible leer: “A la invencible deidad solar: ¡Mithras! Antonius Veranus, un muy cortés padre, que felizmente ha erigido [esta placa] en su estado…” Aquí el apelativo “padre” significa el más alto nivel dentro del escalafón de la iniciación mitraica.

Si queréis saber más acerca de la presencia de Mitra en Aquincum, podéis leer el artículo “El culto mitraico en la ciudad de Aquincum” en Mistérica Ars Secreta n.º 9 Especial Arqueología.

Publicado el Deja un comentario

El Mitra de Cabra, un tesoro arqueológico

maeco_os_mithrasdecabra_lg
Mitra de Cabra. Museo Arqueológico de Córdoba.

Hoy 25 de diciembre es el día en que los romanos celebraban el Sol Invictus: momento en el que el Sol vence a las tinieblas y los días empiezan a ser más largos. En esta festividad se rendía culto a dioses solares como Febo Apolo, Helios o Mitra, del que hoy hablamos.

El mitraísmo fue un culto religioso del Imperio Romano. Surge en torno al siglo I d.C. en Persia y es diseminado por las legiones romanas a lo largo y ancho del Imperio. Se trata de una religión mistérica que precisa de un proceso de iniciación a través de la cual al iniciado se le hace partícipe de un misterio. Este culto tenía siete niveles de iniciación, la primera es el cuervo, y la última es el Pater o patriarca de la comunidad. El culto se realizaba en unos espacios de no muy grandes dimensiones a los que llamamos mitreos. Se trata de estancias rectangulares subterráneas con una bóveda en la que se representan las estrellas. En el centro suele haber una representación del dios Mitra matando a un toro, lo que se conoce habitualmente como tauroctonía.

Pues bien, en 1952, en la localidad de Cabra (Córdoba), se halló una estatua de bulto redondo de una tauroctonía, lo que nos habla de la presencia del mitraísmo en la Hispania romana. Esta tauroctonía es uno de las obras de este tipo de mayor calidad, junto con las del Vaticano y del Museo Británico. Actualmente se encuentra en el Museo Arqueológico de Córdoba.

La tauroctonía representa al dios Mitra como un joven con capa y gorro frigio que esta apuñalando a un toro en el cuello. A su alrededor aparecen otras figuras simbólicas como el escorpión que pellizca los testículos del toro, la serpiente que repta entre las piernas y el perro que bebe la sangre. No sabemos qué representa este conjunto, aunque se han propuesto dos teorías: una naturalista que se vincularía con el renacimiento de la naturaleza con las estaciones, y otra astrológica que vincularía a Mitra con el soslsticio de invierno y con el zodíaco (muchas veces aparecen representados junto a la tauroctonía el Sol, la Luna y los planetas). Pero solo son hipótesis. Esto se debe a que no quedan registros escritos que expliquen en que consistía el culto mitraico. Solo conocemos epigrafías y textos de autores cristianos que hablan de este culto desde fuera.

En Mistérica Ars Secreta n.º 1, el profesor Antonio Piñero nos hablaba en una entrevista en vídeo de la relación entre mitraísmo y cristianismo, pues fueron dos credos que rivalizaron en el Imperio Romano entre los siglos II y V de nuestra era.

El Ayuntamiento de Cabra, consciente de la importancia de este hallazgo, ha construido una réplica de un mitreo para que nos podamos hacer una idea de cómo eran estos lugares de culto así como de la importancia que tenía en ellos la tauroctonía. También hablamos de este tema en Mistérica Ars Secreta n.º 9 en el artículo dedicado a la ciudad romana de Aquincum (en la actual Budapest) donde hablamos de algunos hallazgos acaecidos en esta ciudad en relación con el mitraísmo.

¡Feliz Sol Invictus mistéricos!

 

Enlaces relacionados:

https://www.misterica.net/producto/misterica-ars-secreta-09-impresa/

https://www.misterica.net/mitraismo-y-cristianismo-2/

http://www.museosdeandalucia.es/cultura/museos/MAECO/index.jsp?redirect=S2_3_1_1.jsp&idpieza=308&pagina=1

http://descargas.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/13572730989824832754491/021908.pdf

http://www.andalucia.org/es/turismo-cultural/visitas/cordoba/museos/museo-arqueologico-municipal-de-cabra/