Publicado el Deja un comentario

El Grial de la Alianza

El Grial de la AlianzaManuel Fernández Muñoz.

El Grial de la Alianza. Un viaje en busca del Arca Perdida en Etiopía.

Editorial Almuzara. Córdoba, 2018.

240 págs.

19,95 €

El Grial de la Alianza nos propone un apasionante viaje tras las huellas del Arca Perdida por las tierras de Israel, Jordania, Egipto y Escocia hasta llegar a Etiopía en busca de la revelación definitiva sobre el Arca de la Alizanza.

Con esta propósito descubriremos pruebas de la huida del pueblo hebreo de la tierra de Gosen y también del origen egipcio de Moisés. Proseguiremos esta aventura recorriendo Tierra Santa en busca de dos Arcas siguiendo su pista a lo largo del tiempo; la que contenía las tablas rotas por Moisés, tras su regreso del Monte Sinaí, y la que contenía las definitivas. Y también rastrearemos las huellas de los caballeros templarios en las iglesias rupestres de Lalibela y sopesaremos la posible hipótesis de que trajeran a Europa una copia del cofre que contenía las tablas rotas por Moisés, relicario al que llamaron Santo Grial. De ahí que este periplo nos haga recalar en lugares tan distantes y conocidos de la ruta griálica como Rennes-le-Château o la Capilla Rosslin entre otros.

Finalmente, este recorrido nos conducirá a desvelar el Nombre Secreto de Dios, que se convertirá en el argumento principal de esta aventura.

Manuel Fernández Muñoz es diplomado en Ministerio Pastoral y Capellanía, viajero infatigable y escritor de varios títulos como Guía histórica, mística y misteriosa de Tierra Santa, también de la editorial Almuzara y reseñado en Mistérica.

Esta nueva obra, El Grial de la Alianza, nos presenta una particular visión e investigación, con numerosas referencias bíblicas y material gráfico, de uno de los tesoros y enigmas más buscados de todos los tiempos y con el que el autor se propone reescribir un capítulo fundamental de la Historia.

Publicado el Deja un comentario

Moisés el vidente del Sinaí

moises“Los Egos: Cuando el Gran Atman, el Supremo, el Absoluto, tuvo a bien mandar que me fueran abiertas las puertas del Cuarto, Quinto y Sexto Cielo, me preparé durante siete días con varias horas diarias de silencio, de quietud, de olvido de todas las criaturas y de todas las cosas; y cuando sentí que mi mundo interior se hallaba como sumido en la serena calma de esa completa soledad, me recogí en mi recinto de oración y clamé con mi pensamiento: “-¡ Padre Universal! ¡Soy chispa emanada de Ti y pido llegar hasta Ti!”. Una formidable oleada de Amor Divino me sumergió en las luminosas aguas del éxtasis y esta diminuta chispa vio algo más de la grandeza divina. Sentíame transportado a una región serenísima inundada de tenues claridades de amanecer tropical. Desde inconmensurable altura bajaba delante de mí un cortinado transparente de un celeste brillantísimo cual si fuera tejido con hebras de luz de las estrellas. Y de sus múltiples pliegues y repliegues surgieron como a la voz de un mandato silencioso siete adolescentes de aquellos que yo viera en el tercer cielo, coronados de brillantes laureles. Comprendí que era el elemento femenino quien guarda la entrada a este callado lugar de gloria y de paz. Al suave contacto de sus manecitas como lirios de luz, el inmenso cortinado se abría suavemente al mismo tiempo que en el fondo de mi yo resonaba sin sonido estas frases: “-Pasad sin miedo, y cuando hayáis traspuesto los siete velos que amurallan este recinto veréis lo que venís buscando”. Y otras manitas de lirios de luz abrían con suavidad infinita otro velo de color oro pálido, y luego otro, teñido de brillante amatista; y otro más de verde mar, y los tres finales de un blanco brilantísimo que era a la vez energía y vitalidad…”

Hilarion de Monte Nebo
(Nombre espiritual de Josefa Rosalía Luque Álvarez)
Moisés el vidente del Sinaí, página 425-426
Editorial Kier, 1987

Publicado el Deja un comentario

El Arca de la Alianza de Barcelona

Arca de la Alianza de la basilica dels Sants Just i Pastor (César Rangel - LV)
Arca de la Alianza de la basilica dels Sants Just i Pastor (César Rangel – LV)

Fuente: La Vanguardia.

El pasado mes de enero aparecía una pieza tremendamente intrigante en la iglesia de los Sants Màrtirs Just i Pastor situada en el barrio barcelonés de Ciutat Vella. La pieza es interesantísima pues se trata de una interpretación libre de cómo podría haber sido esta obra capital para el Judeocristianismo.

En seguida surgieron mil y una hipótesis sobre el arca que había aparecido en una estancia del piso superior de la iglesia sin que se tuviera noticia de ella, desde las más heterodoxas que la vinculaban a artífices masones y otras, más comedidas, que la vinculaban a los decorados del Liceu o a la ornamentación litúrgica de la iglesia en Semana Santa.

Y la respuesta no ha tardado en llegar. La respuesta viene de la investigación de Manel Alonso, responsable de la gestión y difusión del patrimonio de esta iglesia, una de las más antiguas de Barcelona. Este experto indagó en archivos, legajos y viejos volúmenes bibliográficos hasta descubrir en un documento de 1920 cuándo y quién diseñó esta particular versión del arca: Josep Vilaseca i Casanovas (1848-1910), conocido por haber sido el artífice del Arc de Triomf, inaugurado para la Exposición Universal de Barcelona. Le hicieron el encargo en 1876, tres años después de que se licenciara como arquitecto en Madrid.

¿Pero cuál era el objetivo de este encargo? Armand Puig, biblista, teólogo y párroco de este templo, declara: “A finales del siglo XIX, las iglesias de Barcelona rivalizaban en la ornamentación de los altares mayores durante el Jueves y el Viernes Santo, y todas querían que su monumento (del latín monumentum o memorial) destacara para conmemorar y recordar la última cena y la pasión de Cristo. Era frecuente que los ciudadanos de Barcelona fueran de templo en templo, de la catedral a la iglesia del Pi, Santa Maria del Mar, la Mercè y Sant Just, donde la decoración siempre era espectacular, para rezar y maravillarse ante los altares”.

Durante la investigación Manel Alonso ha descubierto también una vieja foto esteroscópica de la basílica de los Sants Màrtirs Just i Pastor, de 1915, donde se aprecia la representación del arca en el altar mayor, entre cirios, como sin duda correspondía a una fiesta tan solemne como el Jueves Santo.

Según la tradición, el arca de la Alianza guardaba las Tablas de la Ley que Dios entregó a Moisés en el monte Sinaí y sabemos por las fuentes bíblicas sus dimensiones exactas, que fueron tomadas para elaborar este arca: un grosor de 30 centímetros, 1,70 metros de alto y 2,89 de ancho. Su uso era el siguiente: el Jueves y el Viernes Santo la pieza adornaba el altar mayor y luego se guardaba. En 1923, a raíz de unas obras, la trasladaron a la segunda planta del templo, y ahí perdemos su pista.

Lo más remarcable de la pieza es que se trata de una creación que bien podría tener filiación modernista repleta de orientalismo. Destaca el rostro cruel de Jehová, con unas marcadísimas facciones y con un tocado a la manera egipcia. A sus lados dos columnas con capiteles egipcios y, entre medias, los diez mandamientos, escritos en hebreo. La verdad es que la pieza es impresionante y ojalá, a raíz de este descubrimiento, se pueda estudiar más en profundidad y ponerla en valor ya que se trata de una obra única.