Publicado el Deja un comentario

Programa 02×13 Comillas y sus aledaños con Marcos Pereda

Comillas

En esta ocasión el programa Mistérica Radio Secreta está dedicado conocer los misterios de la localidad de Comillas y sus alrededores. Hablaremos de leyendas, tradiciones, cementerios, torres y edificios mágicos como el Capricho de Gaudí. Nos lo cuenta el escritor Marcos Pereda. 

En «La obra de Arte desconocida», Pedro Ortega nos habla de las tentaciones de San Antonio, a través de una exposición que se celebra estos días en Valladolid.
David Hidalgo, en sus Cuadernos de Viaje, nos habla de esos mitos modernos que son los creepypasatas.
En Terra Secreta, Sergio Álvarez nos lleva hasta Kiev para mostrarnos unas momias que descansan en una cueva sin iluminación artificial.
Y para terminar, en «Última parada» os ofrecemos un relato dramatizado titulado «El último villancico».
Publicado el Deja un comentario

Programa 02×01 Las momias de Quinto (Zaragoza) con Mercedes González

Inauguramos la segunda temporada de Mistérica Radio Secreta que viene cargada de novedades, eventos y más sorpresas, y muchos nuevos lugares que os iremos desvelando semana a semana.

También queremos daros las gracias por todos vuestros comentarios y por las respuestas a nuestra encuesta que os dejamos al término de la primera temporada y que hemos tenido muy en cuenta. Por ello, extendemos la duración del programa a dos horas repletas de misterio y con nuevo horario: todos los sábados de 23 a 01 de la madrugada, aquí en M21Radio.

Traemos novedades en los contenidos con dos nuevas secciones: “LA OBRA DE ARTE DESCONOCIDA”, en la que nuestro querido Pedro Ortega nos desvelará los secretos de obras artísticas poco conocidas y llenas de simbología y secretos. Y “TERRA SECRETA”, donde contamos con la incorporación al equipo de Paco González, periodista y escritor, quién nos propondrá algunas rutas hacia enclaves desconocidos.

Además, para premiar vuestra fidelidad, cada semana a partir de ahora, sortearemos un libro de estas temáticas que tanto os gustan a todos los mistéricos. Para concursar bastará con que retuiteeis el programa de cada sábado desde la cuenta oficial de Mistérica @rev_misterica. ¡Así que no perdáis esta oportunidad para participar!

Además comentar que los programas se pueden escuchar desde nuestro canal de YouTube con subtítulos integrados.

Hechas las presentaciones, sin más dilación comenzamos ya con el primer programa de esta nueva temporada en el que contamos con la compañía de Mercedes González Fernández, investigadora y Presidenta del Instituto de Estudios Científicos en Momias, quién nos llevará a conocer el primer Museo de Momias de España de estas características, ubicado en Aragón.

Seguiremos con Pedro Ortega quién en su estreno de “LA OBRA DE ARTE DESCONOCIDA” nos desvela los detalles del lienzo más importante que representa a Vlad Tepes, personaje en el que se inspiró Bram Stoker para su terrorífica novela Drácula. Continuaremos con “CUADERNOS DE VIAJE”, donde David Hidalgo nos habla del Libro de Dzyan, supuestamente el primer manuscrito de la historia. Y en la nueva sección “TERRA SECRETA” Paco González nos invita a viajar hasta Soria para conocer uno de los enclaves más fascinantes pero menos conocidos de España: la ermita de San Baudelio de Berlanga. Y como siempre, en “ÚLTIMA PARADA”, escucharemos un inquietante relato dramatizado titulado, “El vigilante del maizal”.

Publicado el Deja un comentario

El monte Shasta

LOS SENDEROS DEL DRAGÓN, LOS CAMINOS DE LA SERPIENTE O LA LÍNEAS LEY

PRIMER VÓRTICE
La leyenda de la ciudad en las montañas (El monte Shasta)

El personaje principal de la siguiente historia es un elusivo hombre llamado J. C. Brown, quien, en 1904, era un empleado de la Lord Cowdray Mining Company de Londres, Inglaterra. Él fue empleado para buscar metales preciosos en esta región de vetas de oro, y mientras que estaba aquí, se topó con una sección de roca en el frente de un peñasco que parecía no concordar con la formación que lo rodeaba. Mientras que estaba examinando esta piedra curiosa, notó que bloqueaba la entrada a lo que parecía ser una cueva. Brown, que era un geólogo, pensó que toda la escena no era natural y comenzó a cavar en la entrada de la cueva, la cual se hallaba llena de basura y vegetación. He aquí su historia:
«Hace 30 años me subí a la ladera del monte Shasta en busca de oro, cuando llegué, encontré algunas grietas, intente pasar a través de algunas de ellas, ya que en algunas podría caber un adulto. Yo era delgado, audaz y sin dinero, no tenía nada que perder, y, por lo tanto, he tomado la linterna, el queroseno y el frasco de conservas, y me metí en esta ranura.
Pronto la grieta se convirtió en un hueco que al final resulto ser de un túnel, en el cual se puede mover cómodamente. El camino era muy largo, en mi opinión, estaba a unos 11 kilómetros, y finalmente terminé en algo parecido a una ciudad, que consiste en una variedad de habitaciones comunicadas por transiciones. Aquí me di cuenta que no en vano comenzó este viaje. Las paredes estaban completamente cubiertas con láminas de cobre, que tenían algo escrito, pero yo no entendía qué idioma era o pertenecía.
Hojas sueltas, se puede ver que habían caído y yacían en el suelo, era obvio que toda esta ciudad es atravesada por una poderosa mina de oro. En una habitación, me encontré con un montón de esqueletos (conté 27) por lo cual yo estaba muy asustado. Yo había pensado que los esqueletos pertenecían a personas como yo, valientes e idiotas que vinieron aquí en busca de oro y no podían salir.
Pero en la otra habitación había dos momias, vestidas de lo que antes era un lujo, pero ahora la ropa se encontraba bastante en mal estado. Al ver las momias, por extraño que parezca, me tranquilicé. Decidí que ellos y los esqueletos pertenecen a los rituales funerarios que habían ocurrido hace mucho tiempo.
Pronto me di cuenta de que había encontrado un verdadero tesoro, pero para empezar a desarrollar la mina de oro, primero debería salir de aquí, y luego conseguir dinero. Para algún día regresar a la «Ciudad de Oro». Pero a fin de conseguir lo necesario para contratar trabajadores y comprar equipos, tuve que esperar 30 años.»
Lamentablemente, J. C. Brown nunca reveló la ubicación exacta del túnel secreto en la montaña, y es altamente probable que estos tesoros de una era prehistórica nunca más volverán a deleitar la vista de otro ser humano. Envuelto en las nubes y la niebla y sellado a través de las eras en hielo y nieve, el Monte Shasta mantiene su secreto para sí, como siempre.

Fotografía: OSU Special Collections & Archives : Commons

Publicado el Deja un comentario

Momias bajo el escáner

Las momias –especialmente las egipcias- siempre han resultado fascinantes. Desde al menos el siglo XIX, con el auge de la egiptología, son muchos los aventureros, científicos, estudiosos y aficionados de todo tipo que han querido resolver sus misterios y dar respuesta a sus enigmas: ¿Quiénes fueron estos personajes tan cuidadosamente preparados para su viaje al más allá? ¿Cuáles eran sus objetos y adornos favoritos, que debían acompañarles en el otro mundo? ¿Cómo serían físicamente estas personas, y en qué ocuparon sus días?

Hollywood se ha encargado de dibujar un retrato de las momias algo siniestro y truculento. Desde la resurrección de Imhotep en “The Mummy” protagonizada por Boris Karloff en 1932 a las versiones más espectaculares y virtuales de los años recientes, las momias del antiguo Egipto han resultado siempre ser vengativas, destructivas y sin duda de aspecto poco favorecedor, al menos en sus primeros estadios de resurrección. Pero la gran pregunta que científicos y médicos se han hecho es: ¿cómo es físicamente una momia, bajo sus vendajes?

the_mummy
Cartel de la película The Mummy, dirigida por Karl Freund y protagonizada por Boris Karloff en 1932.

Gracias a la tecnología actual esta pregunta ha podido encontrar respuesta sin necesidad de desvestir a las momias ni de alterar estos valiosísimos restos humanos. Recientemente, cuatro momias del Museo Arqueológico Nacional de Madrid (tres egipcias y una guanche) fueron trasladadas al Hospital Universitario Quirón Salud Madrid para someterse a un TAC utilizando la última tecnología en escáneres de España. El objetivo era obtener toda la información posible a través de los rayos X, convirtiendo los datos y más de 2.000 imágenes trasversales en representaciones volumétricas tridimensionales.

escaner
Nespamedu entra en el escáner- RTVE Raúl Tejedor.

La primera momia analizada fue la de Nespamedu, un sacerdote del cinematográfico Imhotep que vivió en la época ptolemaica (332 a. C. – 30 a. C.) El equipo médico pudo a través del escáner constatar el excelente estado de la dentadura, que los expertos del Arqueológico relacionaron con una dieta saludable. Es posible ver una reconstrucción en 3D en el siguiente vídeo.

Nespamedu
Nespamedu. Museo Arqueológico Nacional/Quirónsalud.

Las otras dos momias egipcias, correspondientes a dos mujeres, también fueron analizadas. La cuarta, la momia guanche mejor conservada del mundo, ofreció imágenes espectaculares a los investigadores.

guanche
Momia guanche. Museo Arqueológico Nacional/Quirónsalud.

El resultado de esta investigación fascinante se emitirá como documental bajo el título “La historia secreta de las momias”, coproducido por RTVE junto a Story Producciones. Se pueden ver más imágenes del proceso en la página de Facebook del Museo Arqueológico Nacional.

No es la primera vez que restos del antiguo Egipto se someten al escrutinio de las nuevas tecnologías. En 2014, el British Museum ofreció una exposición con el análisis 3D de sus momias egipcias. Fueron espectaculares las imágenes de Tamut, la momia de una cantante egipcia hallada en el templo de Luxor, muerta hace aproximadamente 3.000 años, y que podemos observar en la siguiente galería.

british_museum
Las momias del British Museum, a escáner.

El TAC fue desvelando por capas los misterios de esta momia, obteniendo tejido a tejido y hasta el esqueleto imágenes de los amuletos y adornos metálicos con los que fue enterrada. Como curiosidad cabe destacar que la mujer llevaba el pelo muy corto, y seguramente se lo cubría con una peluca acorde a su puesto como cantante dedicada a los dioses.

La tecnología quizá despoje de su halo de misterio a las momias, pero sin duda abre nuevas e interesantísimas vías de investigación para el conocimiento del nuestro pasado como seres humanos.

Para saber más:

Publicado el Deja un comentario

El eterno Egipto en Canarias

Sin título-1

 

 

 

 

 

 

 

 

Milagros Álvarez Sosa e Irene Morfini.

Tierras de momias. La técnica de eternizar en Egipto y Canarias.

Ediciones ad Aegyptum. Tenerife, 2014.

208 págs.

25 €

 

«Eternizar» es la bella palabra que han elegido las autoras de este libro para designar el proceso de embalsamación que los antiguos egipcios y guanches utilizaban para evitar que el cuerpo del difunto se corrompiera con el paso del tiempo, de modo que su realidad física perviviera eternamente.

El texto que reseñamos es un trabajo de investigación llevado a cabo por Milagros Álvarez Sosa, de la Universidad de la Laguna, e Irene Morfini, de la Universidad de Pisa, dentro del Proyecto MIN (Misión Arqueológica Canaria-Toscana en Egipto). No obstante, pese a tratarse de un texto de investigación académica, las autoras han hecho el esfuerzo de mostrarnos el trabajo en forma divulgativa, con numerosas imágenes, ilustraciones y cuadros sinópticos, de modo que el libro resulte interesante para el público en general.

El objetivo del estudio ha sido poner en relación el proceso de momificación en Egipto con el hallado en las Islas Canarias. A priori, estas prácticas que podrían parecer similares e implicar una relación cultural directa, tienen una difícil vinculación. Por una parte, la momificación en Egipto se dio, aproximadamente, entre el 2500 a. C. y el s. iv d. C., mientras que la momificación en Canarias fue posterior (aunque se solaparía apenas una centuria con la egipcia: se han encontrado momias canarias datadas entre el s. iv y el s. xv d. C.).

A través de un minucioso estudio, las investigadoras se adentran en los procesos de momificación de las dos culturas para poder relacionarlos. En Egipto, tenemos una buena descripción en las fuentes, además de contar con numerosos estudios sobre las momias que revelan bastantes detalles acerca del procedimiento. Sin embargo, en Canarias hay muchas menos momias que estudiar, pues fueron expoliadas y se diseminaron por el mundo; lo que es más, no hay fuentes originales que expliquen el proceso.

Todo parece apuntar a que las técnicas de momificación difieren bastante de la cultura egipcia a la guanche. además, se duda de que la finalidad fuera la misma.

El apartado dedicado a las momias canarias es la aportación más valiosa, pues el tema no había sido estudiado en profundidad anteriormente. Hay una descripción pormenorizada del mirlado, que es el nombre que recibe la  momificación en Canarias. Además, las autoras recopilan toda la documentación existente al respecto hasta hoy, la cual es muy variada: desde fuentes portuguesas anteriores a la colonización hispana, hasta testimonios de viajeros y conquistadores de épocas posteriores. Por otro lado, se recuperan los trabajos de investigación más recientes, reuniendo todo este material en un extenso corpus acerca de la momificación canaria.

En la parte final del libro, a modo de comparativa, aparecen las diferencias y similitudes entre ambas técnicas (la egipcia y la canaria). Este cuadro se completa con un epílogo en el que se establece que no hay pruebas fehacientes para vincularlas. No obstante, la puerta queda abierta, pues hay lapsos en los estudios de las momias canarias que invitan a pensar en una posible migración del procedimiento momificador de Egipto a las Canarias en una época tardía. Sin lugar a dudas, este misterio queda aún por responder.

Pedro Ortega

Publicado el Deja un comentario

CARNE PARA LA ETERNIDAD

Momia por Verónica Haru

Dos cuentos de momias poseídas de Elliott O´Donnell

Bienvenido, lector, a este tétrico anfiteatro anatómico. Después de algunas consideraciones antropológicas acerca de las momias y su genealogía literaria, encontrarás dos inquietantes piezas de Elliott O´Donnell: dos casos reales de «espectros cautivos», que son el orgullo de nuestra thanatoteca.

«—Aquí tenemos el depósito de las reliquias que podríamos llamar profanas —dijo Ben-Chusai—. Vea un pequeño lote de momias llegadas hace pocos meses de Egipto. Estos cadáveres resecos y metidos dentro de sacos de estera son momias del Perú. Observe esas tiras de tendones y esos mechones de pelo que parecen cristalizados…»

(Giovanni Papini: Gog, 1931).

Por Óscar Mariscal.

Este artículo pertenece a Mistérica Ars Secreta Nº 2. 

 

«El misterio como nunca antes te lo habían contado».

Puedes adquirirla en nuestras Apps nativas para iOS y Android

AppStore

googleplay

o en las plataformas:

logo Zinio

logo Kiosko y más

Conferencia – “La Momia en la cultura popular moderna, protagonista de nuestras pesadillas”

En la cultura popular moderna, el antiguo Egipto fue un país de maravilla donde todo era posible, incluso la inmortalidad. El arte de conservar el cuerpo momificado se asimiló a la conservación de la personalidad del difunto y su eventual retorno a la vida, habitualmente para vengar antiguas ofensas o recuperar un amor perdido. Por ello, la momia ha sido percibida en la literatura y, sobre todo, en el cine como una especie de monstruo comparable a un vampiro o a la creación del Dr. Frankenstein. Esta fascinación por la momia ya se detecta en películas de los primeros tiempos como la paródica Le Monstre, de Méliès (1903), o la más seria Die Augen der Mumie Ma (Los ojos de la momia, 1918), de Lubitsch, aunque la más famosa de estas aproximaciones fílmicas fue The Mummy (La momia, 1932), de Karl Freund, protagonizada por el gran Boris Karloff.

Conferencia – “La Momia en la cultura popular moderna, protagonista de nuestras pesadillas”

En la cultura popular moderna, el antiguo Egipto fue un país de maravilla donde todo era posible, incluso la inmortalidad. El arte de conservar el cuerpo momificado se asimiló a la conservación de la personalidad del difunto y su eventual retorno a la vida, habitualmente para vengar antiguas ofensas o recuperar un amor perdido. Por ello, la momia ha sido percibida en la literatura y, sobre todo, en el cine como una especie de monstruo comparable a un vampiro o a la creación del Dr. Frankenstein. Esta fascinación por la momia ya se detecta en películas de los primeros tiempos como la paródica Le Monstre, de Méliès (1903), o la más seria Die Augen der Mumie Ma (Los ojos de la momia, 1918), de Lubitsch, aunque la más famosa de estas aproximaciones fílmicas fue The Mummy (La momia, 1932), de Karl Freund, protagonizada por el gran Boris Karloff.