Publicado el Deja un comentario

Programa 02×06 La ruta de la alquimia con Marta Piñol

La Alquimia es una práctica que se remonta a los albores de la humanidad y su estudio siempre ha estado envuelto por un halo de misterio.

Esta noche nos acercamos a la historia de esta disciplina a través de un viaje por las ciudades europeas en las que floreció.

¿Qué es la Piedra Filosofal? ¿Quién fue Nicolas Flamel? ¿Podemos rastrear las huellas de la Alquimia en nuestro país? ¿Por qué Praga y Amsterdam albergaron los cenáculos alquímicos más importantes de Europa?

Emprendemos este viaje para desentrañar algunos de los enigmas vinculados con la alquimia, una de las prácticas mágicas más antiguas del mundo.

Para iniciar este viaje a través de los siglos y hacia los lugares con más presencia de la Alquimia contamos esta noche a través del hilo telefónico con la profesora Marta Piñol.

Seguiremos con Pedro Ortega y su sección “LA OBRA DE ARTE DESCONOCIDA”, en la que viajamos hasta la localidad de Tulebras en Navarra donde se encuentra una extraña representación de la Trinidad, y en “CUADERNOS DE VIAJE”, David Hidalgo nos lleva de viaje para conocer extrañas y misteriosas estaciones de metro. Continuaremos con Paco González y su “TERRA SECRETA” para conocer un enigmática efigie en los montes de Bucegi, Rumanía. Y como siempre, en “ÚLTIMA PARADA”, escucharemos un intrigante relato dramatizado titulado, “Los susurrantes”.

Publicado el Deja un comentario

El Mitra de Cabra, un tesoro arqueológico

maeco_os_mithrasdecabra_lg
Mitra de Cabra. Museo Arqueológico de Córdoba.

Hoy 25 de diciembre es el día en que los romanos celebraban el Sol Invictus: momento en el que el Sol vence a las tinieblas y los días empiezan a ser más largos. En esta festividad se rendía culto a dioses solares como Febo Apolo, Helios o Mitra, del que hoy hablamos.

El mitraísmo fue un culto religioso del Imperio Romano. Surge en torno al siglo I d.C. en Persia y es diseminado por las legiones romanas a lo largo y ancho del Imperio. Se trata de una religión mistérica que precisa de un proceso de iniciación a través de la cual al iniciado se le hace partícipe de un misterio. Este culto tenía siete niveles de iniciación, la primera es el cuervo, y la última es el Pater o patriarca de la comunidad. El culto se realizaba en unos espacios de no muy grandes dimensiones a los que llamamos mitreos. Se trata de estancias rectangulares subterráneas con una bóveda en la que se representan las estrellas. En el centro suele haber una representación del dios Mitra matando a un toro, lo que se conoce habitualmente como tauroctonía.

Pues bien, en 1952, en la localidad de Cabra (Córdoba), se halló una estatua de bulto redondo de una tauroctonía, lo que nos habla de la presencia del mitraísmo en la Hispania romana. Esta tauroctonía es uno de las obras de este tipo de mayor calidad, junto con las del Vaticano y del Museo Británico. Actualmente se encuentra en el Museo Arqueológico de Córdoba.

La tauroctonía representa al dios Mitra como un joven con capa y gorro frigio que esta apuñalando a un toro en el cuello. A su alrededor aparecen otras figuras simbólicas como el escorpión que pellizca los testículos del toro, la serpiente que repta entre las piernas y el perro que bebe la sangre. No sabemos qué representa este conjunto, aunque se han propuesto dos teorías: una naturalista que se vincularía con el renacimiento de la naturaleza con las estaciones, y otra astrológica que vincularía a Mitra con el soslsticio de invierno y con el zodíaco (muchas veces aparecen representados junto a la tauroctonía el Sol, la Luna y los planetas). Pero solo son hipótesis. Esto se debe a que no quedan registros escritos que expliquen en que consistía el culto mitraico. Solo conocemos epigrafías y textos de autores cristianos que hablan de este culto desde fuera.

En Mistérica Ars Secreta n.º 1, el profesor Antonio Piñero nos hablaba en una entrevista en vídeo de la relación entre mitraísmo y cristianismo, pues fueron dos credos que rivalizaron en el Imperio Romano entre los siglos II y V de nuestra era.

El Ayuntamiento de Cabra, consciente de la importancia de este hallazgo, ha construido una réplica de un mitreo para que nos podamos hacer una idea de cómo eran estos lugares de culto así como de la importancia que tenía en ellos la tauroctonía. También hablamos de este tema en Mistérica Ars Secreta n.º 9 en el artículo dedicado a la ciudad romana de Aquincum (en la actual Budapest) donde hablamos de algunos hallazgos acaecidos en esta ciudad en relación con el mitraísmo.

¡Feliz Sol Invictus mistéricos!

 

Enlaces relacionados:

https://www.misterica.net/producto/misterica-ars-secreta-09-impresa/

https://www.misterica.net/mitraismo-y-cristianismo-2/

http://www.museosdeandalucia.es/cultura/museos/MAECO/index.jsp?redirect=S2_3_1_1.jsp&idpieza=308&pagina=1

http://descargas.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/13572730989824832754491/021908.pdf

http://www.andalucia.org/es/turismo-cultural/visitas/cordoba/museos/museo-arqueologico-municipal-de-cabra/

Publicado el Deja un comentario

Las ciudades en la antigüedad mediterránea

La Fundación Juan March ha dedicado dos ciclos a tratar sobre las metrópolis más importantes de la Antigüedad alrededor del Mediterráneo.

Hoy os dejamos los audios del primero de los ciclos.

Este primer ciclo se centra en las huellas de ciudades de la antigüedad europea, objeto de investigaciones historiográficas y arqueológicas, así como de incontables mitos y recreaciones artísticas. El ciclo iniciará su recorrido en una isla del Egeo: Thera, pasará por las portentosas Atenas Roma, y transitará por la península ibérica con Itálica como protagonista. Y en territorio de la actual Alemania pasará por Tréveris, que fuera capital del Imperio romano, para concluir en Rávena, en la actual Italia.

Destaca Enrique Baquedano (coordinador del ciclo): El Mediterráneo, el sempiterno Mare Nostrum, es una vez más, en este tercer ciclo de conferencias, el eje sobre el cual se articula la vida de civilizaciones que, en su máximo esplendor, lo convirtieron en el verdadero centro, el omphalos, del universo.

Rávena: espacio y tiempo de una ciudad entre Oriente y Occidente. Lauro Olmo

Escuchar la conferencia.

Tréveris: la primera ciudad de Alemania. Antonio Alvar

Escuchar la conferencia.

Itálica: una visión historiográfica. José María Luzón

Escuchar la conferencia.

Roma: el prodigioso paisaje urbano de la ciudad imperial. Manuel Bendala

Escuchar la conferencia.

Atenas, la blancura de la diosa. Miguel Ángel Elvira

Escuchar la conferencia.

Thera o la fuerza de la naturaleza indómita. Carmen Sánchez

Escuchar la conferencia.

 

Fuente: Fundación Juan March

Publicado el Deja un comentario

Un artista polaco en torno a Quo Vadis?

Henryk_Siemiradzki
Henryk Siemiradzki

Entre 1895 y 1896 se publica por entregas en la Gazeta Polska la novela Quo Vadis? Del escritor polaco Henryk Sienkiewicz, Premio Nobel de Literatura en 1905 por esta obra. Su éxito va a ser fulgurante y su publicación se extiende rápidamente a todo el continente. Se trata de una novela histórica ambientada en los tiempos de Nerón que narra, entre otras, las persecuciones y martirios a los cristianos. Esta novela es significativa porque inspira y se inspira en los artistas europeos de finales del XIX.

El tema de los mártires cristianos en el circo romano fue muy desarrollado en la pintura europea de finales del siglo XIX, pero será en Polonia donde el tema esté más imbuido de religiosidad. Los pintores polacos son devotos cristianos y tratan el tema del martirio con contención, con verismo histórico y, salvo excepciones, sin regodearse en la tragedia. El artista polaco del que hoy vamos a hablar es Henryk Siemiradzki (1843-1902) pues representa varias veces en su obra pasajes de Quo Vadis?

Para tener una breve referencia mencionar que Henryk Siemiradzki se forma en la Academia de Arte de San Petersburgo y en 1871 recibe una beca para estudiar en Múnich. No obstante, pronto viajará a Roma donde desarrollará la mayor parte de su obra, aunque se mantiene en contacto directo con Rusia y Polonia durante toda su vida. El sentimiento cristiano del autor le llevará a cultivar toda una serie de pinturas relacionadas con la vida de Cristo y de los primeros cristianos, algunas de ellas inspiradas directamente en Quo Vadis?

Henryk Siemiradzki, Las antorchas de Nerón, 1877.
Henryk Siemiradzki, Las antorchas de Nerón, 1877.

Las antorchas de Nerón (1877) es la primera obra que dedica el autor a los mártires romanos y se trata de un pasaje que aparecerá después novela de Sienkiewicz. Se centra en uno de los pasajes de martirio a los cristianos por parte de Nerón que se describirá después en Quo Vadis? Los acontecimientos tienen lugar después del incendio de Roma: Nerón acusa a los cristianos de provocar la tragedia y trama venganza contra ellos. La idea que le viene a la cabeza es quemarles atados en estacas al igual que ellos habían quemado la ciudad.

Así lo representa Siemiradzki en esta impresionante pintura mural. Mas de dos tercios de la obra están ocupados por los grandes edificios imperiales en los que se adivinan basamentos, relieves y estatuas. Están plagados de gente que quiere presenciar la venganza de Nerón: plebeyos, esclavos, patricios, senadores. En el tercio de la derecha podemos ver en escorzo las piras humanas que se han dispuesto frente a los edificios. Los mártires están atados y dispuestos en alto, sobre una escala que sirve para que los verdugos puedan subir a prenderles fuego. Efectivamente son antorchas humanas, como reza el título. La intención del autor es la de representar una escena histórica a través de la cual reivindica la valentía de todos aquellos que en los primeros siglos de nuestra era defendieron con su vida su fe en Cristo. Pese a que sabemos qué terrible suceso va a acontecer, el autor no se regodea en absoluto en el escarnio. Queda todo en la imaginación piadosa del espectador.

Henryk Siemiradzki, Una Dirce cristiana, 1897.
Henryk Siemiradzki, Una Dirce cristiana, 1897.

El segundo de los lienzos que vamos a ver hoy es la obra titulada Una Dirce cristiana, de 1897. La referencia en un primer término es griega, Dirce aparece en la tragedia Antiope de Eurípides en donde muere asaeteada por los cuernos de un toro. Si acudimos a Quo Vadis? vemos cómo el tema de Dirce aparece durante el martirio a los cristianos en el circo: tras la sucesión de martirios, la protagonista Ligia es sometida a la tortura de Dirce que muere víctima de las cornadas del toro.

Siemiradzki se inspira directamente de Quo Vadis? para su Dirce cristiana. La Dirce de Siemiradzki ha muerto por las cornadas del toro. En el lienzo la observamos yacer desnuda, tirada en el suelo, con apenas un paño de pureza que cubre su sexo, junto al cuerpo del toro que ha sido asaeteado tras el tormento. A la izquierda de la escena, un centurión y varios notables acompañan a Nerón, que va a coger su lira inspirado por la escena, para cantar una canción. Todo ello enmarcado por la arena y las gradas del circo.

El tema de Quo Vadis? en el arte va a tener un largo recorrido a comienzos del siglo XX y va a inspirar no solo a los pintores sino también al naciente séptimo arte. Del temas de Quo Vadis? en el cine hablaremos en futuras entradas.

Enlace al libro Quo Vadis? en formato PDF.

Publicado el Deja un comentario

Israel, enigmas de un origen

El trono maldito

 

 

 

 

 

 

 

 

Antonio Piñero y José Luis Corral.

El trono maldito.

Planeta. Barcelona, 2014.

576 págs.

21,90 €

 A veces es preciso que la historia sea contada para ser entendida. Sí, amigos, a veces los procesos históricos son muy complejos y la historiografía no dispone de todos los elementos para narrarlos. Así sucede si retrocedemos al siglo i, a la tierra de Israel, donde parecen ser muchas más las incógnitas que los hechos datados; máxime cuando hablamos del surgimiento de la religión que domina el mundo desde hace dos milenios.

 Antonio Piñero y José Luis Corral nos allanan el camino para conocer los hechos que acontecieron en Israel en el siglo i, un período convulso en el que tenemos que insertar la historia y la predicación de Jesús, pero dentro de un complejo sistema de acontecimientos difíciles de comprender basándose solo en la información de las fuentes historiográficas.

 Los profesores Piñero y Corral nos cuentan de forma novelada la historia del trono de Israel, que va a quedar vacante durante un largo período tras la muerte de Herodes el Grande. De este modo, nos relatarán las intrigas de Roma, las luchas de poder entre los hijos de Herodes, las diversas maquinaciones para lograr la supremacía. primero Augusto y luego Tiberio dejarán vacante ese trono hasta que finalmente Calígula lo devuelva a uno de los nietos de Herodes.

 Dentro de esas vicisitudes vemos cómo aparecen en Israel las predicaciones de Juan Bautista y después las de Jesús, y cómo sus enseñanzas representaban una amenaza para el sistema religioso imperante en Israel, encabezado por el sanedrín de Jerusalén. Viviremos la decapitación del Bautista y la crucifixión de Jesús con otros ojos: los que nos sitúan en un período y un lugar convulsos desde los puntos de vista político y religioso.

 Con la licencia que una novela permite, los autores ponen voz a los protagonistas y nos presentan a algunos personajes de ficción, a través de los cuales tratan de contarnos esta historia tan compleja. Eso sí, el rigor histórico está ahí; de ello no nos cabe ninguna duda, ya que se trata del trabajo de dos grandes investigadores de nuestro país, como son Antonio Piñero y José Luis Corral. Al final del libro encontramos las fuentes que han utilizado, mapas de la zona, un árbol genealógico de la casa de Herodes el Grande y un glosario con todos los personajes que aparecen en la novela.

 Para terminar, señalaré que no solo el rigor histórico domina la novela, sino que está escrita en una exquisita y cuidada prosa con un tono muy divulgativo, lo cual convierte este trabajo en una magnífica herramienta para entender un lugar y un momento históricos cruciales para la civilización occidental.