Publicado el Deja un comentario

04×26 Literatura y epidemias con Antonio Ballesteros

Las plagas, las epidemias y las enfermedades contagiosas han asolado al hombre desde sus orígenes. La Peste, en sus diferentes oleadas desde el siglo VI hasta el XVIII arrasó con buena parte de la población, llevándose la vida de más de 200 millones de personas.

Crónicas de la Antigüedad, como el Antiguo Testamento, nos hablan de las diez plagas que asolaron Egipto como un castigo divino.

También la literatura gótica está llena de metáforas que nos hablan de la relación del hombre con la enfermedad, a través de seres de ficción que atacan a la población, como la figura del vampiro.

En estos tiempos que corren vamos a hacer un recorrido literario por las distintas epidemias que han diezmado al hombre a lo largo de los siglos de la mano de nuestro invitado.

Seguiremos con la sección “Madrid Secreto” en la que esta vez Pedro Ortega nos lleva hasta el parque del Buen Retiro para hablarnos, esta vez, de la montaña artificial.

Y para finalizar, como es habitual, os ofrecemos nuestra “Agenda Secreta” para manteneros al día de todas las novedades culturales que no os podéis perder.

Publicado el Deja un comentario

Programa 19. Rumanía con Lorenzo Fernández Bueno

Si mencionamos las tierras de los Cárpatos y pensamos en su misterio enseguida nos vienen a la mente las tradiciones relacionadas con los vampiros. Pero no es esta la única leyenda que nos podemos encontrar en este lugar del corazón de Europa.

El viaje que iniciamos nos lleva al corazón de Rumanía para descubrir algunos de sus secretos. Nos remontamos a la Antigüedad en la que los dacios poblaban estas tierras. En esta época parece surgir una historia relacionada con la licantropía.

Seguimos entre montañas hacia Transilvania, un lugar cuyo nombre significa “La tierra del más allá”. Allí se encuentra una enigmática figura tallada en la roca.

Acudimos también a la isla de Snagov donde encontramos la tumba del más famoso y sangriento rey de estas tierras. Nos estamos refiriendo a Vlad Tepes, personaje en el que se basó Bram Stoker para crear su novela Drácula. 

Para guiarnos por este trayecto por tierras rumanas  contamos con Lorenzo Fernández Bueno, escritor, periodista y director de las revistas Enigmas y Año/Cero, además de conducir el programa de Televisión Misterios que está en emisión en el canal Discovery Max, a la que acompaña la edición del libro MISTERIOS. 60.000 KILOMETROS EN BUSCA DE LOS MAYORES ENIGMAS DEL PLANETA. 

Seguiremos con Pedro Ortega y su sección “MADRID SECRETO”, que nos muestra una de las joyas olvidadas de la ciudad. En “CUADERNOS DE VIAJE” la ruta esta vez nos lleva por distintos enclaves donde encontramos osarios. Y como no, cerramos el programa con “ÚLTIMA PARADA”, donde os ofrecemos un relato dramatizado de David Hidalgo titulado «El espejo».

Publicado el Deja un comentario

Los vampiros pretas

Indian Preta by GregoryTom

Preta es el nombre que se le daba en la India a cierto tipo de seres de ultratumba que regresan al mundo de los vivos con un hambre y una sed insaciables. Se les supone que en vida fueron personas muy codiciosas y su castigo consiste en tener que alimentarse de materia fecal o de cadáveres, aunque también lo pueden hacer de sangre humana.

De antigüedad incalculable, ya se les menciona en viejos textos sánscritos, donde se les describe con la forma de hombres muy delgados y con el vientre abultado.

El budismo los trasladó a otros lugares, especialmente a Japón, donde se les denomina gaki  (fantasma hambriento).

 

Publicado el 1 comentario

Penny Dreadful: un mordisco de cómic al horror clásico

Eva Green as Vanessa Ives and Timothy Dalton as Sir Malcolm in Penny Dreadful (season 1, episode 8). - Photo: Jonathan Hession/SHOWTIME - Photo ID: PennyDreadful_108_0681
Eva Green como Vanessa Ives y Timothy Dalton como Sir Malcolm in Penny Dreadful (temporada 1, episodio 8). – Foto: Jonathan Hession/SHOWTIME

La elegancia decimonónica, el terror arrabalero londinense, el pulp fiction de plumas de pavo real, las ínfulas poéticas más refinadas y malditas y, en definitiva, toda la sed de sangre que un dandy vampírico a la vieja usanza necesita, se encuentra, se sacia, en este maravilloso ejercicio de retorcido y malvado fin de siècle televisivo. Al fin se estrena en España esta serie de ocho capítulos capitaneados por John Logan, un reputado guionista hollywoodiense que cuenta entre algunas de sus películas más conocidas obras como, Gladiator y la más cercana a la sangre londinense que nos ocupa, Sweeny Todd, de nuestro querido y cada vez más prescindible Tim Burton. Acompañando a John Logan se encuentra Sam Mendes, al que conocemos sobre todo por dirigir la estupenda American Beauty. Ambos crean para la cadena de televisión estadounidense Showtime, un serial basado supuestamente en las pequeñas publicaciones de horror en la antigua Inglaterra victoriana que proliferaban por aquella época, de la que precisamente Sweeny Todd era uno de sus hallazgos, pero traídas al presente en un pastiche muy de cómic, parecido a la Liga de los Hombres Extraordinarios, en el que mezclan a los vampiros con Dorian Gray, Frankenstein y cualquier otro personaje popular y maldito del horror del siglo XIX.

La historia de esta primera temporada es bastante débil y en ocasiones inconsistente, con comportamientos y actitudes a veces tan inconexos como incoherentes. Pero eso es lo de menos, porque la factura estética de la serie es tan apabullante que acabamos perdonando todos sus pecados. Tanto la fotografía como los decorados o la cuidada ambientación, es de una soberbia calidad, y para ello se han contratado a algunos directores punteros como el español Juan Antonio Bayona, que se encarga de los dos primeros capítulos de la saga con una maestría estética semejante a la de sus películas. El elenco de actores recoge algunos nombres célebres venidos a menos, como Josh Harnett o Timothy Dalton, pero son fagocitados en escena cada vez que aparece la insultante y graciosa presencia de su majestad Eva Green que, a veces se muestra irónica, a ratos poseída, en ocasiones enloquecida, pero siempre, absolutamente siempre, esconde toda una definición del arte escénico cada vez que se acerca una taza de té a sus labios. Simplemente está estupenda. Mención aparte hay que hacerla a mi admirado David Warner, uno de mis “malos” favoritos del cine, que aquí hace un pequeño papel como Van Helsing. La música, a cargo de Abel Korzeniowski, acompaña a las imágenes con un estupendo manto sonoro tan siniestro como atormentado, en uno de los mejores trabajos que recuerdo a nivel musical en una serie de televisión. Clásica, pero a un mismo tiempo actual, la partitura del maestro Korzeniowski siembra oscuridad y belleza a partes iguales.

Episode 101

Las reminiscencias del posromanticismo tardío campan a sus anchas en los perversos fotogramas de Penny Dreadful. Uno parece ver cuadros de Franz Von Stuck o los ambientes malditos de Baudelaire o Poe mientras recorre los capítulos de esta serie, todo ello salpicado por el cine de terror actual realizado con gusto, estilo y de una manera muy gótica, más cercana a la ortodoxia clasicista del terror romántico que a la serie B del terror actual, aunque Penny Dreadful emane de las dos fuentes. La pena es que haya capítulos muy irregulares o que algunas tramas carezcan de interés o resulten prescindibles. El punto débil es, sin duda alguna, su guión. Si no fuera por ello estaríamos hablando de una obra maestra. Afortunadamente, en lo que sí destaca sobremanera esta serie, es en el auténtico regalo para la vista: su cuidada estética. Es una delicia disfrutar del excelente vestuario. En cada cambio de escena estoy que me muerdo las uñas por saber qué llevará la Green. También destaca la magnífica ambientación, la iluminación, la decoración, que huele toda ella a perfumes henchidos en cloacas de sangre. En ese sentido, Penny Dreadful es muy especial y, si te atrae el terror del siglo XIX y la estética decadentista, Penny Dreadful es perfecta. Y afortunadamente sus responsables han confirmado una segunda temporada, que actualmente se está rodando en Dublín y que constará de diez capítulos más con los que saciar de sangre nuestro apetito de gótico canónico.

Por Alberto Monreal

TE RECOMENDAMOS…

 

 

 

Este artículo pertenece a:

Publicado el Deja un comentario

Vampiros, drogas y detectives

El grial de los vampiros

 

 

 

 

 

 

 

 

Milos de Azaloa.

El grial de los vampiros.

Sven Jorgensen. Barcelona, 2014.

352 págs.

18 €

Vampiros, drogas, viajes en el tiempo, detectives, el Santo Grial… La obra que nos ocupa tiene todos los ingredientes necesarios para conseguir una novela negra muy entretenida y, sobre todo, muy pulp.

En este libro (editado por Sven Jorgensen) Milos de Azaloa lleva al lector a través del mundo de los vampiros, quienes coexisten en cierta armonía a la sombra de la sociedad humana hasta que su existencia se ve amenazada por la aparición de una nueva droga, el bloom, que está acabando con ellos. El protagonista, Jack Zimmer, conocido entre los de su raza como el Taxim, es un vampiro milenario que trabaja como taxista en la ciudad de Nueva York. Zimmer se verá envuelto en la trama del bloom y tratará de llegar al fondo del asunto, ya que la amenaza parece venir del interior de la propia sociedad vampírica, donde se desatará una guerra por el poder que dividirá a los diferentes clanes.

La novela, que intenta reproducir el estilo de las viejas narraciones pulp, posee un ritmo trepidante, con constantes giros de la trama, y se va complicando según avanza la historia. El estilo, muy directo, se centra más en los ágiles diálogos que en las descripciones. Donde sí se detiene es al narrar la historia de los diferentes clanes vampíricos, lo cual, en una novela que carece de capítulos, podría abrumar a algunos lectores debido a la cantidad de información que se relata; pero ni siquiera esto es capaz de desviar la atención del lector de la narración principal. Los personajes también poseen las características de las novelas pulp, a saber: tipos duros, detectives incansables, mafiosos y gente de la peor calaña, mujeres fatales y hasta piratas.

Por si fuera poco, la novela también contiene varios guiños literarios, históricos y cinematográficos que harán las delicias de los lectores amantes de la temática vampírica. Milos de Azaloa ha conseguido mezclar con éxito componentes de lo más dispares, desde los detectives y las femmes fatales de la novela policíaca, pasando por los vampiros, el Santo Grial, la fuente de la eterna juventud, el mítico Holandés Errante, las máquinas del tiempo que llevan a los protagonistas al Egipto de los faraones o a Transilvania en la época medieval, e incluso posesiones (pero no demoníacas, sino vampíricas). Como resultado de semejante cóctel, nos encontramos con El grial de los vampiros; una novela divertida, con un ritmo endiablado, y que nos recuerda a las mejores narraciones pulp de las décadas de 1930 y 1940.

 

Gema Solís Villamarzo

Publicado el Deja un comentario

Penny Dreadful

Penny Dreadful

Un artículo de Alberto Monreal.

La elegancia decimonónica, el terror arrabalero londinense, el pulp fiction de plumas de pavo real, las ínfulas poéticas más refinadas y malditas y, en definitiva, toda la sed de sangre que un dandy vampírico a la vieja usanza necesita, se encuentra, se sacia, en este maravilloso ejercicio de retorcido y malvado fin de siècle televisivo. Al fin se estrena en España esta serie de ocho capítulos capitaneados por John Logan, un reputado guionista hollywoodiense que cuenta entre algunas de sus películas más conocidas obras como, Gladiator y la más cercana a la sangre londinense que nos ocupa, Sweeny Todd, de nuestro querido y cada vez más prescindible Tim Burton.

Este artículo pertenece a Mistérica Ars Secreta Nº1

Portada Mistérica Nº1 mediana

Si quieres leer el artículo completo puedes comprar la revista en:

logo Kiosko y más

logo Zinio

Publicado el Deja un comentario

Una magnífica colección de relatos de vampiros

Jacobo Siruela (Ed.).

Vampiros.

Atalanta.

Por Pedro Ortega.

La figura del vampiro pertenece al imaginario universal, casi como un arquetipo jungiano que esté vinculado al ser humano desde el principio de nuestra existencia. La primera referencia documentada nos lleva a China cuando Tszé Chan habla de esta figura aproximadamente en el 600 a.C.; también lo encontramos en las tablillas mesopotámicas y, como no, la Lilith de la tradición hebrea sería una vampira primigenia. De ahí hay un solo paso al mundo griego y de ahí el enraizamiento con la cultura occidental. No obstante, el término “vampiro” como tal es de reciente cuño, lo hallamos en Alemania en el siglo XVIII.

VampirosDe esta manera, introduciéndonos a los orígenes de la figura del vampiro, Jacobo Siruela comienza el prólogo de esta magnífica antología sobre la literatura vampírica, tercera que este célebre editor y ensayista ha realizado en su trayectoria literaria.

La elección de los textos es magnífica y se centra en los relatos contemporáneos en los que aparece la figura del vampiro moderno, una figura que no siempre se ciñe a los cánones del famoso Drácula de Stoker sino que presenta características diversas pero siempre con la intención de robar el alma de sus víctimas ya sea a través de la sangre como elemento físico o de su energía vital como elemento espiritual. La antología recorre un período que da comienzo en 1800 con la publicación de “No despertéis a los muertos” de Johann Ludwig Tieck y se cierra en 1975, año en que se publica “Páginas del diario de una joven” de Robert Aickman.

Para un historiador del Arte que cuenta, entre sus especialidades, con el estudio del arquetipo de lo siniestro, esta antología viene a narrar toda una serie de historias que implícitamente se muestran a través de las obras de Arte y que las contextualizan y complementan, muchas de ellos acertadamente reproducidas al comienzo de los capítulos. Sirven pues a quien escribe a sustentar de manera literaria una de las figuraciones canónicas de la entidad siniestra.

Por una parte tenemos la conformación de la figura del vampiro a lo largo y ancho del siglo XIX, es ese vampiro de aureola romántica genialmente retratado por gigantes como E.T.A. hoffmann, Edgar Allan Poe, Théophile Gautier o Charles Baudelaire y que culmina con la configuración canónica del mito en el Drácula de Bram Stoker. Aunque Jacobo Siruela en anteriores ocasiones reprodujo en las antologías antes mencionadas tres capítulos de esta novela, esta vez ha decidido incluir un relato de Stoker menos conocido: “El invitado de Drácula”, escrito de forma coetánea a la de su archiconocida novela.

El libro nos lleva también por la senda de la literatura contemporánea y vemos como el mito empieza a fluctuar y a cubrirse de una aureola diferente según avanza el siglo XX. De estos relatos quiero mencionar por una parte “El almohadón de pluma” de Horacio Quiroga, un relato que me marcó muchos años atrás, y otros que descubro en esta edición como “la nieve que arrastra el viento” de August Derleth –a quien conozco por ser discípulo de Lovecraft-, así como el fantástico “Bebe mi sangre” de Richard Matheson.

Con esta lectura he logrado aproximarme a la figura literaria del vampiro que, al igual que sucede en el Arte, es una figura poliédrica, llena de matices y de carácter y que representa de alguna manera un lado oculto –a veces una aspiración- que todos tenemos.

Sin lugar a dudas, todo aquel lector avezado que quiera sumergirse en el mundo del vampiro contemporáneo tiene en esta antología un lugar donde satisfacer su curiosidad y degustar una magnífica literatura.

Publicado el Deja un comentario

Tras los pasos del Upiro

Lorenzo Fernández Bueno.

El vampiro de Silesia.

El Planeta de los Libros.

Por Belén Doblas.

“El que come de mi carne y bebe de mi sangre tendrá la vida eterna”. Juan 6, 54.

En la Edad Media, Venecia al igual que otras ciudades, fue azotada por múltiples plagas diezmando la población hasta límites insospechados. El fin de los tiempos parecía próximo y la podredumbre y las fosas comunes eran un paisaje cotidiano en el que tanto la infestación como la superstición parecían no tener fin.

El vampiro de Silesia

En el año 2009 se produjo un inquietante hallazgo arqueológico en la isla veneciana de Lazaretto Nuovo del que muchos medios se hicieron eco. Entre los restos de una fosa común de 1576 se hallaba el cuerpo de una mujer de unos 50 años condenada a no descansar del sueño eterno ya que soportaba un ladrillo encajado entre sus mandíbulas sellando su boca durante siglos.

Las teorías no tardaron en apuntar una muerte violenta, fruto quizás de un ritual de exorcismo para evitar que la “vampira de Venecia”, nombre con el que fue bautizada, pudiese volver a la vida y vampirizar a propios y extraños sin ningún tipo de distinción ni piedad.

Con esta historia real como fondo arranca El vampiro de Silesia, una trepidante historia que nos transporta a diferentes épocas de la mano del arqueólogo Maurizio Roncalli que siguiendo los pasos del no muerto y a la sombra del Vaticano encontrará más de lo que en un principio pudo imaginar. Una historia en la que nada es lo que parece y en la que se muestra cómo todos tenemos un pasado, quizá remoto, del que no es fácil escapar.

Lorenzo Fernández Bueno, prolífico escritor y director de la revista Enigmas y uno de los periodistas más versados y de referencia en cuanto al mundo del misterio se refiere, nos presenta su primera novela en un escenario actual y que al mismo tiempo nos evoca en muchos pasajes a la gran obra de la figura del vampiro, Drácula.

Con asequibles capítulos y una dinámica y cuidada prosa entraremos de lleno en una apasionante investigación en la que llegada a su fin quedaremos insaciables y con ganas de más.

Publicado el Deja un comentario

Drácula, un monstruo sin reflejo.


Drácula, un monstruo sin reflejo. Cien años sin Bram Stoker (1912-2012).

Varios Autores.

Editorial Reino de Cordelia.

Por Belén Doblas

“El vampiro vive sin que el paso del tiempo le cueste la muerte; prospera mientras puede alimentarse con la sangre de los vivos.” Diario de Mina Harker.

Todo aquel que haya sido seducido alguna vez por el mito del vampiro sabrá que un vampiro jamás entra por primera vez en un lugar donde no ha sido invitado previamente. Pues bien, imaginad que no solo se le invita, sino que de forma insensata se le da posada por un tiempo… Peligroso, ¿no? Más que peligroso, diría yo.

Portada del libro

En 2012 de forma temeraria la Fundación Germán Sánchez Ruipérez y La Casa del Lector de Madrid hicieron de anfitriones para acoger en su morada la exposición “Drácula: un monstruo sin reflejo”, una exposición que rindió homenaje a su creador Bram Stoker (1847-1912), cien años después de su muerte, conscientes de que traerlo a casa es la mejor forma para extender su maleficio.

El objetivo de esta infestación, perdón, exposición, era mostrar el origen del mito y cómo ha influido y ha ido evolucionando en nuestra cultura con el paso del tiempo, a través de la cultura y las artes, como el cine, la literatura, el arte, la fotografía, etc.

De forma igualmente osada, la editorial Reino de Cordelia recoge el testigo de esta exposición editando un didáctico e ilustrado catálogo para esta ocasión en la que participan varios de sus secuaces al mismo tiempo que grandes entendidos en la materia con el fin de vampirizar a todo incauto lector que decida hacerse con la obra.

A modo de síntesis, en este diverso y extraordinario volumen encontraremos muy diferentes tratados: Jesús Egido, coordinador de la obra, se encarga de la puesta en escena a través de la historia del mito “Cien años sin Bram Stoker”. Óscar Palmer, desempolva la sorprendente biografía del autor vampirizado por su propia criatura y presenta una detallada cronología de la vida y obra de Bram Stoker, “El padre del vampiro”. Luis Alberto de Cuenca repasa la historia de las diferentes ediciones de la famosa novela en “Drácula, historia de una novela” además de incluir el decálogo del vampiro y la bibliografía de la biblioteca del mismísimo Stoker, mientras que nuestro querido Jesús Palacios sigue el rastro al vampiro en la literatura española e hispanoamericana con su propia denominación de origen en “Vampiro cañí”. Javier Alcázar será nuestro guía en un exhaustivo tour a través del vampiro ilustrado en “Viñetas de sangre. Un repaso por los cómics de vampiros”, mientras que José Luis Castro en “Las formas de Drácula entre las sombras del cinematógrafo” y Emma Cohen en “Los vampiros del cine español” nos adentrarán en el mundo del séptimo arte donde a lo largo del tiempo el mito del vampiro se ha reinventado una y mil veces de forma sumamente prolífica. Como broche final este sangriento catálogo cierra con dos relatos, “El invitado de Drácula” de Bram Stoker, preludio de lo que sería su gran obra por excelencia y “Vampiro” de doña Emilia Pardo Bazán.

Huelga decir que estamos ante una obra de referencia con más de cien fotografías e ilustraciones que harán las delicias de todos los fervientes admiradores de este mito contemporáneo.