“¿Mueren los personajes de ‘Star Trek’ cada vez que se teletransportan?”. Jaime Rubio Hancok.

Uno de los clásicos de la ciencia ficción es el teletransporte. Esa máquina en la que uno se monta, aprieta un botón y aparece en otro lugar, galaxia o momento. En el magistral artículo de Jaime Rubio “Dos experimentos mentales para poner en duda tu propia identidad” se reflexiona desde el punto de vista científico y desde el filosófico sobre las consecuencias del teletransporte y del trasplante de cerebro.

Ambas opciones no son reales en la actualidad, pero eso no significa que se hagan realidad en un futuro quizás no muy lejano. En 2015 un cirujano italiano saltaba a los titulares al anunciar la posibilidad de realizar el primer trasplante de cuerpo entero, y en muchos centros de investigación y médicos del mundo se sigue investigando en torno al trasplante de cerebros. En el artículo de Rubio se reflexiona sobre la continuidad de la identidad personal (llamémosle «alma» o «personalidad», es decir, aquello que nos hace únicos) en caso de que nuestro cerebro fuera trasplantado a otro cuerpo o nos tele transportásemos.

¿Seguiríamos siendo quienes creemos que somos al reconstituirse átomo por átomo nuestro ser físico en otra galaxia o en otra época? ¿Actuaríamos igual dentro del cuerpo de una persona de otro género, edad o constitución física?

Son muchas las películas que han tocado el tema de un modo y otro. En “Regreso al futuro” (1885) Marty McFly salta al pasado, reencontrándose accidentalmente con sus padres. ¿Hubiera nacido el Marty del futuro en caso de que su madre adolescente se hubiera enamorado de él en vez de su padre? ¿Cualquier alteración del pasado desencadena automáticamente un futuro divergente, pudiendo por tanto existir muchos futuros simultáneos?

A punto de dar un salto al pasado a bordo del DeLorean.

Otro clásico es “La mosca” de David Cronenberg (1986). En su desesperado intento de probar que el invento de su vida, los “telepods”, el científico Seth Brudle sufre un tremendo accidente cuando una mosca entra en una de las cabinas en el momento del teletransporte. Los ADNs de humano y mosca se entremezclan dando lugar a un fatal desenlace.

Jeff Goldblum en un telepod antes de perder su apariencia humana en «La mosca».

En otras muchas películas diversos personajes se han teletransportado: al pasado para cambiar el resultado de una guerra del futuro, como en el caso de “Terminator” (1984). A otras galaxias, como en la saga “Star Trek” o a un Egipto futurista en otro sistema solar, como en “Stargate” (1994). Incluso el teletransporte nos puede llevar al mismísimo infierno, como en “Event Horizon” (1997).

El núcleo de la Event Horizon, convertido en una puerta intergaláctica.

El teletransporte también puede clonar al individuo, como en “The Prestige” (2006), o usarse para intentar cambiar el pasado y evitar el fin de la humanidad, como en “The X Men: Days of Future” (2014). También para evitar un accidente fatal, como un tremendo accidente de tren en “Source Code” (2011) o un atentado terrorista en “Déjà vu” (2006). Sin embargo, el teletransporte puede tener fatales resultados y provocar un loop infinito, como en “Looper” (2011), o desencadenar una serie de acciones imprevistas, como en “El efecto mariposa” (2004).

Jake Gyllenhaal viajando en el mismo (?) tren una y otra vez.

Además de recomendar todas las películas citadas, el tema abre diferentes controversias sobre los usos éticos del teletransporte. A efectos prácticos la teletransportación física ahorraría muchas horas al año en desplazamientos (sobre todo en el caso de los viajes transoceánicos) pero ¿qué otros usos se le podría dar? ¿Bélicos? ¿Espionaje?

Un tema sin duda sobre el cual reflexionar.

Para saber más:

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Asociación Cultural Mentenebre +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.