Abel Ferrara dirige una interesante versión del vampiro moderno en una cinta considerada de culto. La mujer es de nuevo protagonista en forma de vampira contemporánea.