Leonardo da Vinci tiene una cierta predilección por el tema de la androginia. Se dice que su San Juan es un ser andrógino, incluso se le atribuye un Cristo joven con rasgos afeminados. Hoy traemos uno de los dibujos del maestro florentino en el que trató de representar el andrógino platónico.